DEL DISCURSO DE VÍCTOR KOT8.1.2018

Renovando el compromiso de un siglo

A continuación, resumen del discurso del secretario del PC a 100 años de la fundación del Partido Comunista

Víctor Kot, Secretario General del Partido Comunista señaló que “hace 100 años, el 6 de enero de 1918 en este mismo lugar, el Salón Verdi del barrio de La Boca en la ciudad de Buenos Aires, tuvo lugar un hito en nuestra rica historia, esa que nos llena de orgullo, la que asumimos en plenitud, con sus victorias y derrotas, con sus aciertos y errores, la historia de los y las comunistas en la Argentina”, para agregar que “fue en este mismo salón donde un grupo de jóvenes, disidentes con la política que estaba llevando adelante el Partido Socialista, decide seguir su propio camino y ser leales con las ideas del socialismo, con la clase obrera, con el internacionalismo, con la revolución”.

Tras mencionar a los fundadores, recordó que en esa ocasión dieron forma al Partido Socialista Internacional, que en 1921 pasaría a llamarse Partido Comunista de la Argentina.

En su discurso Kot explicó que “nuestro Partido se afirma en el marxismo leninismo, y desde allí es heredero y aspira a ser continuador de las mejores tradiciones patrióticas y latinoamericanistas de nuestra historia”, para destacar que el fundamento son “las luchas obreras de fines del siglo XIX y del siglo XX con sus grandes huelgas, la Reforma Universitaria, las luchas del Grito de Alcorta, La Forestal, las de la Patagonia, la Semana Trágica; el Cordobazo”.

Nos reconocemos, señaló en la lucha de los jubilados, en la resistencia a las dictaduras, a la Triple A y las represiones que asolaron a la Argentina durante las cuales el Partido Comunista y la Federación Juvenil Comunista abonaron con su lucha y con su sangre la trágica lista de miles de represaliados, asesinados y desaparecidos, siendo el acto un emocionado homenaje a nuestros y nuestras camaradas caídos a lo largo de estos 100 años de lucha.

Reiteró luego que esa lucha es expresa en la defensa de los derechos humanos, en la lucha por los derechos de la mujer, en la lucha por los derechos de la diversidad, en la lucha por la Paz, en los innumerables aportes realizados a nuestra cultura.

Destacó también el fuerte trabajo en la formación política de militantes revolucionarios desde centros de estudios, seminarios, editoriales, periódicos y libros.

Más adelante hizo hincapié en que el nuestro es “un Partido que reafirma la identidad revolucionaria renovada en su 16º Congreso, en el cual, valorando los aciertos de nuestra historia y autocriticando con ejemplar honestidad y franqueza nuestros errores, reformulamos nuestro proyecto político con el objetivo de ponerle fin a la dispersión del campo popular para impulsar, como venimos haciendo denodadamente, un proceso de unidad del cual surja el bloque político y social de la revolución”.

“Nuestra lucha se inserta –dijo- en la lucha general de los pueblos del mundo contra el neoliberalismo, expresión actual del capitalismo mundial hoy hegemónico, contra la invocación guerrerista del imperialismo, por la independencia nacional y el socialismo.”

Otro destaque del discurso fue la referencia a la Carta de los Cinco, documento de un grupo de dirigentes comunistas no sólo un acto de resistencia, sino la convicción de que el marxismo seguía siendo la mejor herramienta de análisis social y, como recordaba Lenin, imprescindible guía para la acción desde la cual, teniendo en cuenta los aciertos y los errores de la experiencia concreta, para continuar elaborando un proyecto alternativo de sociedad que supere al capitalismo.

“Llegamos a nuestros primeros 100 años de historia enfrentando la mayor crisis conocida en la historia del capitalismo”, dijo en su alocución, “una crisis civilizatoria como la caracterizó Fidel Castro que incluye aspectos financieros, energéticos, culturales y económicos, que se manifiestan dramáticamente en términos humanitarios, ambientales y alimentarios poniendo en riesgo a la sobrevivencia misma de la humanidad”.

Al referirse a la larga etapa de degradación capitalista llamó la atención sobre el largo proceso de final abierto sobre el cual debemos operar y que sólo podrá tener un resultado favorable para la humanidad si las fuerzas de izquierda y progresistas se unen y actúan con racionalidad revolucionaria para resolver la contradicción existente entre un sistema que ha generado capacidades para producir enorme cantidad de bienes y servicios, pero que excluye a grandes porciones de la humanidad del acceso a los mismos, al marginarlos del trabajo, la producción y el consumo, sometiendo a millones de personas a condiciones de pobreza y hambre estructural.

Y problema de fondo, precisó que la crisis se puede resolver a favor de los pueblos solo afrontando la construcción de poder popular.

“En la perspectiva de una crisis de larga duración es posible -destacó Victor Kot- introducir diversos escenarios en torno de la reconstrucción bárbara del sistema mundial, como el militarismo genocida y otras variantes herederas del fascismo del siglo XX, como se ve en el crecimiento de grupos afines a estas ideas en todo el mundo. No es una exageración afirmar que en su fase de declinación histórica el capitalismo se repliega sobre la barbarie para evitar su inevitable descomposición”.

Al referirse al momento político actual señaló que “en nuestra región, la contraofensiva de la derecha busca avanzar cada vez más sobre lo logrado en las últimas décadas por los gobiernos progresistas o de izquierda. En Argentina, la derecha encarnada en Cambiemos ha llegado al gobierno por medio de las elecciones que le dieron el triunfo a Mauricio Macri y gobierna como parte de un bloque de poder que ha instalado un verdadero gobierno de clase. Frente a esto, ha ido creciendo el malestar social y hemos sido parte de las multitudinarias marchas contra estas políticas y tenemos pendiente, como tarea central y de alta complejidad, la construcción de una alternativa política y social lo más amplia y unitaria posible que enfrente con éxito al gobierno, y en esa tarea los y las comunistas estamos comprometidos y debemos redoblar nuestros esfuerzos”.

Entendemos que, como nos decía Patricio Echegaray, este presente complejo, plagado de peligros y problemas, contiene también el concepto de oportunidad y abre paso a una necesaria posibilidad: la del renacimiento del comunismo, entendido como el movimiento real de la lucha de clases, la recuperación de una perspectiva capaz de imponer una transición socialista hacia el comunismo.

La alternativa socialista, a pesar de los brutales ataques sufridos, no sólo ha resistido, va en camino de perfeccionarse y persiste asomando de manera multiforme a lo largo y ancho del mundo, muchas veces bajo apariencias confusas, pero expresando experiencias políticas de enorme densidad cultural que debemos analizar en profundidad. Allí tenemos en este sentido las experiencias de Cuba, China y Vietnam.

Con la experiencia acumulada en estos 100 años de historia, el Partido Comunista lucha por aportar a la unidad de la izquierda y el campo popular, para la construcción de una alternativa política y de una cultura liberadora; para concretar la vanguardia unificada de la revolución: para contribuir a la creación de un Frente de Liberación Nacional y Social.

Para finalizar, recordó las palabras de Patricio Echegaray acerca de la unidad y la organización de las fuerzas revolucionarias para consolidar el poder popular necesario que fortalezca los procesos de transición socialista, es por eso que la constitución de una fuerza organizada sobre la cual estos procesos puedan asentarse resulta imprescindible y es la gran deuda que aún enfrentamos como fuerza revolucionaria.

Para eso necesitamos un Partido unido, fortalecido, organizado, cada vez mas inserto en la clase, trabajando por la unidad para golpear como un solo puño al enemigo capitalista. Esa es la tarea que debemos afrontar los y las comunistas en el siglo XXI.

100 AÑOS DEL PC8.1.2018

El siglo de las revoluciones

El partido cumplió su primer siglo y reafirmó, multitudinariamente, su compromiso con los trabajadores.

El Salón Verdi existe desde 1877 y desde entonces ha sido escenario de momentos históricos en la vida de su barrio, La Boca, allí dónde en otros tiempos recalaban los barcos que traían inmigrantes y sus ideas y donde hoy, eclipsados ante la luz pública por la pujanza turística de esas manzanas antes inundables y siempre proletarias, cunden los desalojos y los incendios para beneficiar al capital inmobiliario.

Ese espacio de lírica y teatro en el centro de un barrio luchador, fue el sábado escenario de otra jornada histórica, cuando miles de comunistas, junto a militantes de fuerzas compañeras, celebraron los 100 años del PCA, que aprovechó la ocasión y la multitud roja para afirmar, en un lugar que sabe de luchas y que sufre hasta nuestros días, que sigue siendo la fuerza proletaria que era cuando nació y que su comprimo con los más humildes está vigente.

Fueron dos actos los realizados allí. Uno, el que nos aboca, comenzó cuando el sol lentamente empezaba a sombrear las calles de un día que había sido luminoso y sanamente cálido. El otro, multitudinario y rojo, reunió columnas de comunistas arribadas de todo el país, que cortaron la calle de frente al Salón y vivaron en un grito unánime a la fuerza política que, a lo largo de su historia, movilizó a miles de argentinos y luchó por el socialismo.

De hecho, el acto realizado en el interior del historiado teatro estuvo presidido por un gran cartel que, en sí, era toda una declaración de principios partidarios. Rezaba: “1918-2018 / Por la liberación y el socialismo”. Refrescando en la memoria de todos los argentinos la vocación internacionalista del partido, custodiaban el cartel, pendiendo de los balcones, todas y cada una de las banderas de Nuestra América y de otros países hermanos.

Refrescando en la memoria de todos los argentinos el compromiso patriótico del PCA con el vasto, sufrido y hermoso país que le da nombre, en el escenario lucieron las banderas argentinas. Las custodiaban las enseñas rojas de la hoz y el martillo: eran las del propio partido, unidas a las de la FJC. Y un hombre en las imágenes y las mentes: Patricio Echegaray.

Amigos y compañeros de lucha

La vocación de unidad de las fuerzas populares que ilustra al PCA, estuvo allí, visible, porque fueron muchas las que se acercaron al Verdi o enviaron sus calurosos saludos por el centenario. También los referentes políticos, que no quisieron ausentarse de una jornada sin duda histórica.

No bien se entraba al acto, estando la sala totalmente llena, se percibía la atmósfera roja que a todos cobijaba. Lo primero que surgió de ella, emocionando, fue un video alusivo a los símbolos de un siglo de luchas, dolorosas derrotas y gloriosas victorias. Tras los aplausos, el locutor Hugo Cravero dio comienzo a las presentaciones.

Destacó, elevada muestra de las inclinaciones artísticas de la militancia roja, que ha dado a muchos de sus referentes a las artes argentinas, la intervención de Valeria y Teresa, que interpretaron en dúo de cuerdas, recordatorio ineludible de la mayor épica mundial de los trabajadores, el Himno Soviético. Homenaje a la República Argentina y a sus luchas libertarias, tocaron después Libertango, de Astor Piazzolla.

A continuación, Valeria Tartara interpretó en solo de violoncello y en homenaje a Patricio Echegaray, El canto de los pájaros, de Pau Casals, excelso comienzo de las palabras. Una muestra fotográfica de El Pulpo, emprendimiento comunicacional de comunistas y amigos, enaltecía las paredes de la Verdi. Y después de Pau Casals resonaron, en la voz del locutor, los versos de un sentido poema compuesto para la ocasión por Rogelio De Leonardi, secretario del PC riojano y miembro de la conducción de la Ctera.

Imposible sería enumerar las presencias y saludos recibidos, pero hay que decir que acercaron su mensaje de hermandad los partidos comunistas del Brasil, Chile, Colombia, Cuba, Israel, México, Paraguay y Uruguay. También las juventudes comunistas brasileñas, cubana, uruguaya y venezolana. Y desde Europa remitieron su abrazo, los Residentes en Moscú del PCA, Refondazione Comunista y la Unión do Povo Galego, entre otros.

Infaltables, acercaron sus referentes o sus saludos los partidos Frente Grande, Intransigente, Piquetero, Posadista, Radicalismo Popular de Santa Fe, Solidaridad e Igualdad, Solidario, Unión y Progreso Social de Tucumán. También la juventud del PSUV, desde Venezuela y los movimientos y agrupaciones Envar El Khadri, Evita, Marcha Patriótica (Colombia), Martín Fierro, MUP, Putos Peronistas y la Unión de Negros y Negras por la Igualdad (Brasil).

Destacaron los saludos o presencias de Malvina Tosco, hija de Agustín; los periodistas Stella Calloni y Atilio Boron; el ex canciller Héctor Timerman; la diputada nacional Gabriela Estévez; el ex diputado Juan Carlos Junio; Adrián Amodio, de Radio Cooperativa; la ex embajadora argentina en Cuba, Juliana Marino; Carlos Vicente, ex viceintendente de Córdoba; la Confederacion General de Jubilados de la República Argentina, que envió a su presidente, Carlos Valle; la comisión gremial interna del Banco Credicoop; Estela Díaz, secretaria de Género de la CTA; Florencia Guimaraes García, artista travesti; Matías Zalduendo, de la juventud de la CTA; Joaquín Escobar, de la municipalidad de Avellaneda; Suteba y la Conadu.

Dos polleras en lucha

Entre los mensajes recibidos, dos tuvieron especial emotividad, el que remitieran sendas mujeres de lucha: Iris Pereyra de Avellaneda y Milagro Sala.

El de Iris Pereyra de Avellaneda consideraba: “el acto estará lleno de comunistas y como tal cumplo años yo también”. “Llevo casi 63 años de que me afilié a este querido Partido Comunista y muy orgullosa de serlo”, dijo la madre del Negrito y agregó: “a veces uno no mide el significado de lo que es el Partido, único partido que fue querellante en los casos de sus afiliados que fueron víctimas del golpe de Estado criminal”.

Pidió también “hacer valer” el legado de Patricio Echegaray “justamente hoy con este gobierno facho, que quiere adueñarse de todo y robarse todo, sacarle al de abajo para dárselo al que más tiene”. “En fin ya sabemos como viene la mano”, comentaba en su carta, que terminaba: “seamos unidos y solidarios, como siempre, porque el pueblo unido jamás será vencido”.

Mucho valor para la ocasión revistió el mensaje remitido, desde su injusta e ilegal prisión domiciliaria (y política), por Milagro Sala. Esta pidió a los comunistas “que sigan fortaleciendo esa formación de cuadros, esa formación hacia los jóvenes mas que nada, ya que nuestro país es el que más necesita de nosotros”. Repuso: “nuestro país está atravesando una situación muy compleja, en la cual se esta jugando con la democracia”. Y agregó para los rojos: “agradecemos por todo lo que hicieron por nuestra patria”.

Compromiso renovado

Luego de las palabras del embajador cubano, Orestes Pérez Pérez y de Joao Baptista Lemos, delegado del PCdoB a la histórica jornada del comunismo argentino, habló el secretario del PCA, Víctor Kot, quien resaltó la larga lista de luchas encaradas por el partido en cien años de historia, así como a sus ilustres referentes del pasado. Asimismo, refirmó el compromiso con la línea histórica marxista-leninista y con la patria argentina.

Dijo que esa rica historia “nos llena de orgullo” y afirmó que el PCA se reconoce “en las tradiciones revolucionarias de nuestro pueblo, en las sublevaciones indígenas, en la guerra de la independencia, en el legado de San Martín, Artigas, Bolívar y otros patriotas”. Y no olvidó las construcciones políticas del partido en el ámbito del trabajo y en todos los tiempos desde que fue creado.

Tampoco las sangrías provocadas en la fuerza y en el país por la Triple A y la sangrienta dictadura que le siguió. Reivindicó a los muchos nombres que el PCA inscribió en la lista de grandes artistas argentinos y recordó las construcciones internacionalistas, como el Mopassol. También a los trabajos de prensa partidaria en el nombre de Román Mentaberry, de quien resaltó: “asesinado en 1979 en la redacción de nuestro periódico”.

“Somos un Partido que reafirma la identidad revolucionaria renovada en su 16º Congreso”, manifestó y afirmó el compromiso de los comunistas argentinos con la Revolución Bolivariana en Venezuela, así como los procesos populares de gobierno encarados en Bolivia, Ecuador, El Salvador y Nicaragua. También recordó el rol jugado por el PCA y Patricio Echegaray en el proceso de paz colombiano, al que llamó “dificultoso, sinuoso y por momentos contradictorio”.

Habló del proceso global capitalista y de la “feroz contraofensiva” que encara el poder “militarista” en todo el mundo y, en especial, en Nuestra América. Advirtió que en el marco de esta crisis el imperialismo norteamericano “venderá cara su derrota y tenemos que luchar, profundizar la lucha de clases para lograrla”.

Abogó por “afrontar la construcción de poder popular” para encarar los que llamó “tiempos dramáticos” de la actualidad y remarcó que Macri “gobierna como parte de un bloque de poder que ha instalado un verdadero gobierno de clase”. “Un gobierno autoritario con fachada democrática”, lo definió y cuestionó el encarcelamiento de “luchadores sociales como Milagro Sala y Luis D’Elía”.

Terminadas sus palabras, al son de La internacional, la sed de rebelión proletaria cundió como un fuego en el Verdi que, una vez más, como siempre y para siempre, se encendió de compromisos con el pueblo trabajador.

 

Masivo acto callejero del PC8.1.2018

Rebeldía indómita de los comunistas argentinos

Miles de personas colmaron la Avenida Almirante Brown frente al teatro Verdi para celebrar el primer centenario de la fundación del Partido Comunista en nuestro país. Una fiesta a todo color para reivindicar la la cultura revolucionaria de la Argentina y su Partido en tiempos de ofensiva imperialista.

Unidad, internacionalismo, heroísmo y entrega militante son atributos caros al Partido Comunista de la Argentina y esas fueron algunas de las características sobresalientes del acto callejero que se realizó el sábado 6 de enero para celebrar el primer centenario de la fundación del PC en nuestro país.

El arte, la cultura y la ciencia de los comunistas estuvo presente en una celebración que reunió saludos internacionales, importantes adhesiones locales y, especialmente, el cálido acompañamiento y apoyo de decenas de compañeros del campo popular que día a día estrechan su solidaridad fraterna y de clase con los trabajadores y que no quisieron perder la oportunidad de saludar al Partido, la Fede y su militancia.

De esta manera banderas rojas, de la Fede, el PC, el MTL y la Conat acompañaron la algarabía de miles de militantes revolucionarios que se acercaron a vivar al Partido, artistas, intelectuales y referentes del movimiento obrero que saludaron la historia del PC y confirmaron el compromiso presente de luchar para desarticular el plan de ajuste, entrega y represión que encarna el gobierno de Mauricio Macri en la Argentina y la región.

“Por que será que tenés cien años PC, abanderado de la lucha popular” cantaban los presentes. Con sólo prestar atención al escenario bastaba para darse cuenta: homenajes a Pugliese -Beba interpretó en un piano, con una rosa sobre su cola, La Yumba-, Armando Tejada Gómez y Hamlet Lima Quintana a mano de sus hijos exhibían los frutos del abono comunista a la cultura latinoamericana junto al recuerdo de Mercedes Sosa; el reconocimiento histórico a los héroes de la Patagonia Rebelde, los mártires de la Semana Trágica y los impulsores de la Reforma Universitaria hablaban de un origen preñado de lucha y transformaciones.

El sentido homenaje a los abogados de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, a Teresa Israel, Inés Ollero, Floreal Avellaneda y a cada uno de los asesinados por la furia de las dictaduras del capital recordaban que la historia de los comunistas en Argentina es la lucha, también, por la defensa de la democracia y los derechos humanos.

Si la primera ovación de la tarde tronó cuando Beba Pugliese interpretó La Yumba, la segunda llegó-sin dudas- cuando Ariel Elger, Secretario General de la Fede, nombró a la delegación cubana que participó del octavo campamento: “Cuba, Cuba, Cuba, el pueblo te saluda”, se escuchó en todo el barrio de La Boca.

“El siglo XXI es el siglo del socialismo, del comunismo: lo que fracasó es el capitalismo”, exclamó Sonia López en un emocionante discurso en el que recordó con esta tesis a los invalorables aportes que realizó Patricio Echegaray en la lucha contra el capitalismo y el imperialismo. “Patricio ahora está con Marulanda, con Fidel, Chávez y el Che para guiarnos con su legado en nuestra lucha por la revolución”, evocó la dirigente de Corrientes.

La lucha por el socialismo es también la lucha por los derechos humanos. Por ello en el acto se pidió, junto a Alicia Sánchez y Luis Ignacio Delia, la inmediata liberación de todos los presos políticos del gobierno macrista: Luis D’Elia, Milagro Sala, Facundo Jones Huala, Fernando Esteche, Amado Boudou y Carlos Zanini para mencionar algunos de la larga lista que inauguró, tristemente, la dirigente jujeña allá por enero de 2016. “Libertad a los presos por luchar” fue la consigna del momento.

La Fede celebra los 100 años del PC

“Acá venimos a honrar a nuestros militantes, a nuestros fundadores, a la historia de nuestro Partido, a los mártires, a aquellos brigadistas que se fueron a combatir a la Guerra Civil Española, en Nicaragua, en El Salvador: una tradición internacionalista que nos enorgullece y que es parte constituyente de nuestra identidad como revolucionarios” exclamó Ariel Elger en su discurso ante los miles de presentes que colmaron la Avenida Almirante Brown.

En ese sentido, remarcó que “también nos honran nuestros abogados, que en los momentos más oscuros presentaron los habeas corpus. En representación de ellos recordamos a Teresa Israel.”

Una mención especial también merecieron los artistas, científicos e intelectuales del Partido que contribuyeron al desarrollo de la cultura, el arte y la ciencia del país y el mundo. “A Pugliese, a Raúl González Tuñón, a Armando Tejada Gómez, a Hamlet Lima Quintana, a Mercedes Sosa y tantos otros que no puedo nombrar porque la lista es interminable”, exclamó.

“Los comunistas hemos contribuido durante estos cien años a los momentos más importantes de la lucha de clases. Recordamos a los héroes de la Patagonia Rebelde, a los mártires de la Semana Trágica, a los protagonistas anónimos del Cordobazo, el Choconazo y de todas las gestas obreras que aportaron a derrotar las distintas dictaduras” enfatizó.

Sobre la tradición de lucha de la cultura comunista en el país, el jovén dirigente aclaró que “los jóvenes comunistas queremos reconocer y emular a todos los militantes anónimos, a todos los militantes que en el día a día hicieron glorioso al Partido Comunista y la Juventud Comunista”.

Y enumeró: “a aquellos que iban por las estaciones de trenes repartiendo el periódico, aquellos que iban fundando sindicatos, aquellos que iban armando Partido en cada barrio y en cada municipio, armando comedores contra el hambre, centros de estudiantes por la educación pública, laica y libre; aquellos que fueron parte de la Reforma Universitaria, a todos los que no están en los libros pero están en nuestra memoria, en nuestro legado, en la filosofía y la ideología de los revolucionarios, en la moral comunista y en los actos cotidianos de lucha contra el ajuste, la entrega y la represión”.

Sobre los momentos más difíciles de la historia reciente, Elger recordó que “nos dijeron que ya no existíamos y que eramos testigos del fin de la historia, pero quedó demostrado que estaban equivocados, que lo que está llevando a la humanidad a su destrucción es el capitalismo”.

Por eso, “vamos a seguir luchando porque esa es nuestra razón de ser: luchar, luchar y luchar hasta que se nos vaya la vida porque nuestra causa es noble, porque nuestra causa es justa, porque lo que fracasó es este sistema capitalista, imperialista, patriarcal, este sistema de exclusión y hambre”.

Ante la multitud, el Secretario de la Fede se preguntó “¿qué tiene este sistema para ofrecernos? Nada”, contestó rápidamente y ejemplificó con que en el último año se perdieron 60 millones de puestos de trabajo en todo el mundo.

Así las cosas, no dudó en afirmar que “lo que fracasa es este sistema que día a día deja morir a miles de personas de hambre y de enfermedades curables, por eso hoy acá ratificamos que el siglo XXI es el siglo del comunismo, del socialismo, de la revolución”.

En su cierre, el dirigente lanzó la convocatoria al XIV Congreso Nacional de la Federación Juvenil Comunista que se desarrollará los días 13, 14 y 15 de abril. “Es un Congreso para decirle a Macri y al imperialismo que los jóvenes comunistas argentinos seguimos discutiendo, pensando y proponiendo otra sociedad”. Por ello, recalcó que “invitamos a los jóvenes argentinos, a los jóvenes latinoamericanos a discutir entre nosotros, a contribuir en el debate de nuestra tesis, a mejorarla, a criticarla, a corregir lo que está mal para salir mucho más fuertes, mucho más cohesionados y mucho más unidos para enfrentar la política de ajuste, entrega y represión que nos proponen el gobierno y el imperialismo”.

“No queremos compartir nada con el capital”

El discurso de cierre del acto por los primeros 100 años de vida del PC estuvo a cargo de la diputada provincial de Corrientes mandato cumplido y Presidenta del PC de esa provincia, Sonia López.

La dirigente, quién comenzó aclarando que el cierre le correspondía a Patricio Echegaray que físicamente ya no está entre nosotros, exclamó que “los comunistas somos parte de la historia de la patria grande latinoamericana y de nuestro país” y se enorgulleció de que “a cien años de la fundación de nuestro Partido, es el día de hoy que seguimos registrando actos heroicos de nuestros camaradas en todas las dictaduras y en cada uno de los momentos trascendentales de la historia nacional”.

López aclaró que “este acto es el primero de una serie de actividades que desarrollaremos todo el año por los cien años del PC” y agregó que “todos ellos van a ser encuentros marxistas, leninistas, gramscianos, guevaristas, sandinistas, chavistas y bolivarianos, sanmartinianos, indigenistas, feministas, revolucionarios, debates fidelistas, antimperialistas y latinoamericanos, porque tienen que ser humanistas y comunistas desde siempre y hasta los próximos cien años”.

Sobre el presente del Partido, recalcó que “cada uno de nosotros somos el Partido, cada uno de sus militantes en cada rincón del país es el Partido Comunista, luchando allí donde hay una necesidad y organizando allí donde se conquistan derechos”.

La cultura y tradición de lucha de los comunistas florece en una tierra abonada por la dinámica de la lucha de clases. Tal es así, que la dirigente señaló que “muchas veces pareciera que las luchas quedan inconclusas y perdidas en el tiempo, pero no es así”.

En realidad, “las luchas de nuestro pueblo, con el protagonismo de los comunistas, son como semillas, como ADN perpetuo que están para florecer siempre que se precisen primaveras”, dijo y enfatizó que “la tierra latinoamericana es una tierra fuerte, que es la única tierra que hoy por hoy en el mundo está pudiendo sostener ese ADN de lucha que tiene más de 500 años de resistencia”.

Sobre el presente mundial, advirtió que “el mundo está realmente en peligro y el capitalismo, en su crisis civilizatoria, atraviesa su más profunda decadencia. Los peores escenarios se preparan para azotar a la humanidad donde el capitalismo presenta como alternativas solo diversas formas de fascismo, despoblación, hambre, exclusión y guerras de destrucción para sostener su poder imperial”.

En este marco, resulta claro que “el poder financiero ya no quiere obreros ni ciervos, precisa esclavos y necesita naciones oprimidas”. De esta manera “el imperialismo atiende sus necesidades y ahora propone la despoblación que no es más que una reducción de la población mundial a través de la violencia”.

A su vez, también se puede advertir como “el capitalismo está agotando los recursos naturales y al tiempo que no está dispuesto a ver morir a su civilización consumista y alienante”. Por eso “andan por el mundo con sus ejércitos militares y mediáticos implementando una nueva forma de colonialismo que se sustenta en su creencia de que son los dueños del aire, del mundo y del universo ¡Basta ya de imperialismo!”, vociferó.

“Ningún delirio apocalíptico queda sin planificar en esta carrera por reducir a la humanidad a una especie servicial, esclava y barata”, dijo. En este contexto Latinoamérica molesta: “había que destruir el jardín de su patio trasero y pasar por el patíbulo a la dirigencia política patriótica y antimperialista que permita aplastar y disolver a los movimientos de los pueblos”.

La realidad política y social de nuestro país demuestra que “en este proceso de disciplinamiento nada será perdonado, ni siquiera la modesta distribución de la riqueza que se hizo en la Argentina. Por eso la revancha y la persecución, ya no quieren compartir nada ¡nosotros tampoco!”.

El capitalismo ahora ni siquiera los ciclos redistributivos de su sistema. “No quieren pueblos contenidos y pensantes, necesitan pueblos sometidos y esclavos, que no se piensen en su historia ni en su futuro, que sean solo pasajeros que sirvan al capital”.

Y enseguida recordó que “no somos los pueblos ni los comunistas los que imponemos este curso a la lucha de clases. Es el imperialismo y el capital el que ya no quiere tener la paciencia de lidiar con nosotros por eso buscan su batalla definitiva”.

Una ofensiva de este tipo merece una respuesta articulada y popular que la pueda contrarrestar: “los pueblos del continente tienen que desarrollar un programa de defensa que sea proporcional a la ofensiva que estamos viviendo” afirmó y añadió que “si ellos ya no quieren coexistir con ninguna forma de distribución posible en sus entrañas, nosotros tampoco, los comunistas no queremos una parte, queremos todo para el pueblo”.

Ante semejante desafío, la dirigente fue clara: “de estos temas queremos debatir y hablar con el conjunto del campo popular ¿Qué vamos a hacer? ¿Vamos a volver para ser gobierno y pagar la deuda externa de cien años que nos deja este gobierno? ¿Vamos a aceptar que se haya regalado la plataforma continental y la Antártida Argentina? ¿Vamos a permitir que saqueen los esteros del Ibera y que destruyan nuestra biodiversidad? No y este es el límite”, fundamentó.

“Esto es algo que queremos discutir, porque si reaccionan con semejante brutalidad contra una modesta distribución como la que se hizo en los doce años de proyecto nacional y popular ¿cómo pensamos que van a reaccionar si pasamos a la ofensiva para ponerles un freno?”, se preguntó interpelando a todo el pueblo y sus organizaciones.

Una actitud de este tipo merece posiciones intransigentes con el enemigo: “no necesitamos el perdón del enemigo para ir por todo”. De allí nace la voluntad de querer discutir cómo se sale de este capitalismo depredador y “los comunistas decimos con fuerza ¡no se sale haciendo un capitalismo serio! Se sale construyendo socialismo, ese es el camino”.

Por último, López insistió en que “nuestro compromiso es con la unidad hoy, porque queremos la libertad de los presos políticos, queremos defender los espacios democráticos, por eso nuestro compromiso en la construcción de un frente contra el ajuste, la entrega y la represión a condición de empezar a hablar del frente de liberación nacional y social que necesita la Argentina”.

Se pidió por los presos políticos8.1.2018

Libertad a los presos por luchar

En el acto callejero hubo un espacio destacado para exigir su inmediata liberación.

“Quiero agradecer al Partido Comunista por el apoyo, la solidaridad y la lucha de todos estos días exigiendo la inmediata liberación de Luis D’Elía” dijo emocionada, junto a su hijo Luis Ignacio, la dirigente del Miles Alicia Sánchez, quién se acercó a La Boca para saludar el centenario del PC y para fortalecer en unidad la lucha contra el proyecto político de la derecha.

“Es una hora muy difícil para el país y el pueblo y en especial para nuestra familia porque se llevaron a Luis, jefe de la familia y dirigente de una organización social como la FTV y Presidente del Partido Miles”, agregó la dirigente.

Sobre la situación del dirigente político encarcelado por Bonadío en Marcos Paz, Sánchéz afirmó que “a Luis no le perdonan que durante doce años consecutivos haya sido un soldado del proyecto nacional y popular, como tampoco le perdonan su historia de lucha siempre al lado de los sectores populares y su denuncia diaria sobre las consecuencias del régimen macrista desde su programa en Radio Rebelde”.

Por ello, “hoy estamos atravesando un momento histórico muy duro para el pueblo, donde la principal característica es la persecución, la censura y la violencia contra los que menos tienen y sus dirigentes”.

La evidencia de los hechos permite afirmar que “lo que hoy tenemos es un régimen macrista, lo más parecido a la dictadura, neoliberal, conservador, de derecha que excluye cada día a millones de personas” sentenció y agregó que “Luis es un león defendiendo el derecho de los pobres y los trabajadores y les molesta su voz, que se plante y los denuncie en la cara”.

Por último, analizó que “este es un gobierno que roza con la dictadura y los presos políticos que tiene, como así también las muertes de Santiago y Rafael Nahuel, así lo demuestran”.

Sobre el futuro inmediato advirtió que “estamos perdiendo nuestros derechos constitucionales, nos quieren llevar a una situación en la que todos seamos candidatos a la prisión preventiva por cualquier cosa en el marco de causas judiciales armadas”.

 

PRESENCIAS EN EL CENTENARIO DEL PC8.1.2018

El abrazo es internacional

En el masivo acto de la Verdi, en La Boca, hablaron representantes de Cuba y del Brasil.

El PCA, nacido en 1918 en un país de inmigrantes y trabajadores, es un partido de honda raigambre internacionalista. Por eso en su centenario destacó la solidaridad internacional que alimenta y con la que cuenta. Encargados de ello a través de los discursos fueron el embajador cubano en Argentina, Orestes Pérez Pérez y Joao Baptista Lemos, de la dirección del Partido Comunista del Brasil.

Pérez Pérez, tras apuntar que “cien años son muchos años de sacrificio” y que “el partido vive dentro de una sociedad y un mundo cambiante”, resaltó que el PCA “se ha forjado en la defensa de los más humildes”. En ese marco, adujo: “han sido años de mucho sacrificio, pero también de victorias”.

Resaltó la “amistad entrañable” entre el PC de la Argentina y el cubano y con su mención de Patricio Echegaray hizo tronar el Salón Verdi, en La Boca, con un encendido aplauso generalizado. Recordó la figura de Fidel Castro” y pidió, como honra al legado de este y de Echegaray, “no bajar los brazos y seguir luchando en medio de condiciones adversas”.

Expresó que esa “lucha y entrega” se da porque “trabajamos para otros, no para nosotros”. En ese sentido, puntualizó que “vendrán 100 años más de compromiso” y pidió vivas al PCA, que fueron multitudinariamente brindados por todos los presentes.

Por su parte, Lemos, en su idioma portugués pero de modo comprensible, afirmó: “tenemos el proyecto de realizar la integración de los trabajadores de América Latina”. Por eso valoró la actual “resistencia del proletariado aquí en Argentina” y expresó: “en Brasil sufrimos una derrota estratégica”.

“El sistema capitalista está en crisis”, afirmó el referente comunista brasilero y destacó que la solución de los males consecuentes está en la “lucha por el socialismo en todo el mundo”. Destacó el “pensamiento de Agustín Tosco” y remarcó que “hay una nueva clase trabajadora” y, por lo tanto, “nuevos desafíos”. “Somos continuadores de esa ruta”, dijo finalmente.