Una nueva visita a El Campito

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

De cara al 24 de marzo organismos de derechos humanos visitaron el centro clandestino más importante de los cuatro que funcionaron en esa zona del conurbano bonaerense. El predio ubicado en San Miguel fue una guarnición militar compartida por los partidos de Tigre, San Miguel, Tres de Febrero y Morón.

En el marco de la semana del 24 de marzo, los organismos de derechos humanos fueron este viernes a El Campito para sostener la memoria en el centro clandestino que funcionó en Campo de Mayo durante la última dictadura cívico-militar argentina.

Los sobrevivientes y familiares de víctimas de los delitos de lesa humanidad visitaron por quinta vez el predio del conurbano bonaerense para recordar a los compañeros detenidos-desaparecidos y en rechazo al negocio inmobiliario que busca allí Mauricio Macri.

El Campito fue uno de los cuatro centros clandestinos que funcionaron en el norte del conurbano en los que se llevó adelante la represión y ahora el Gobierno Cambiemos busca borrar toda huella de lo ocurrido durante los años de la dictadura.

Cabe recalcar que en este predio que tiene una dimensión de cuatro mil hectáreas funcionaron otros tres centros clandestinos-Las Casitas, La Cárcel de encausados y La Maternidad-en los que estuvieron secuestrados dirigentes sociales, sindicales, estudiantiles y se calcula que nacieron treinta bebés durante el cautiverio de sus madres.

"Volvemos a El Campito para sostener la memoria de los compañeros detenidos desaparecidos, de los niños y niñas allí nacidos, para hacer visible el reclamo del no al negocio inmobiliario en esas tierras, del si a un espacio de memoria gestionado por los organismos de derechos humanos y el reclamo de respeto a la memoria, a la verdad, a la justicia y a todos los derechos de todas y todos", postularon en la convocatoria que comparten con la Comisión Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, la Liga Argentina por los Derechos Humanos, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos y el Centro de Estudios Legales y Sociales, entre otros.

Asimismo, los organismos insistieron en la defensa de este lugar ante las intenciones del macrismo de modificar el sentido de lo ocurrido en el lugar. Para ello recalcaron que "hay una decisión de las víctimas y familiares de cuidar ese espacio" y que “acá hubo secuestros, hubo torturas, hubo nacimientos clandestinos y robo de bebés y hubo hasta vuelos de la muerte. No quedó nada ni dejaron a nadie".

 

Una semana de memoria

 

Además de la visita a El Campito, esta semana la Liga Argentina por los Derechos Humanos participó de encuentros en San Martín y Tigre en los que se conmemoró esta fecha con diversas iniciativas en la que Iris Avellaneda, copresidenta de la Liga, acompañó, en nombre de la primera organización de derechos humanos de nuestro país.

Tras la jornada en El Campito y en el marco de dichas actividades, Iris remarcó: “El Campito fue uno de los centros clandestinos donde más gente hubo, por eso es muy importante visitarlo a 43 años del golpe teniendo en cuenta que aquí estuvieron siete mil compañeros y somos contados con los dedos lo que podemos relatar lo vivido acá”.

En ese sentido insistió: “el objetivo fue homenajear a todos estos compañeros que fueron luchadores, para nosotros es clave hacerlo adentro de El Campito con un acto muy conmovedor en el cual participó mucha gente”. A su vez, la militante del Partido Comunista recalcó que “no vamos a permitir que este gobierno quiera hacer un parque nacional en este lugar para borrar la memoria”.

En esa línea Iris mencionó su participación durante la semana de la memoria en un encuentro con concejales de Tigre que le otorgaron un reconocimiento a su lucha por la memoria, la verdad y la justicia. También participó de un encuentro en San Martín con mujeres del PJ que en el marco de un homenaje a la lucha y resistencia de las mujeres en la dictadura militar destacaron la labor de Iris. Por último, en el mediodía del jueves se hizo presente en la inauguración de una baldosa en el local del PC sanmartinense por el camarada Mario Seldes, abogado de la Liga, inquebrantable comunista y defensor de los derechos humanos.

Y en estos espacios durante la semana de la memoria, Iris recalcó la importancia de culminarla este domingo con una masiva movilización en los distintos puntos de convocatoria.

“Ante esta ofensiva colonial en Nuestra América debemos llenar las calles, en memoria de nuestros compañeros detenidos y desaparecidos, que el grito de Nunca Más se escuche bien fuerte”.