Mientras el gobierno mira para otro lado

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Solo un tercio de los docentes dictan contenidos de Educación Sexual Integral. Desde Suteba, su subsecretaria de Igualdad de Género, Ayelen Bicerne, aseveró que el ejecutivo “carece de compromiso para actuar en este campo”.

Un estudio realizado por la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, mostró que en promedio menos del treinta por ciento de los docentes dictan contenidos contemplados en la Ley de Educación Sexual Integral (ESI).

El análisis de la Defensoría se basa en los datos que surgieron por las Pruebas Aprender 2018 hechas por el Ministerio de Educación de la Nación, que relevó cómo se dictaron contenidos relacionados a las nuevas formas de masculinidad y femineidad en el marco de la equidad de género; sobre métodos anticonceptivos; prevención de enfermedades de transmisión sexual; y de aspectos biológicos, sociales, afectivos y psicológicos de los embarazos

Al respecto la subsecretaria de Igualdad de Género de Suteba Ayelen Bicerne afirmó “se pueden hacer varios análisis con respecto a las cifras, uno es que se pensaba que ocurriría debido a la no continuidad de capacitación y formación en servicio para los docentes de la provincia”. Y agregó “no existe compromiso por parte del gobierno actual a invertir en este campo; la ESI es una herramienta que abre una puerta al conocimiento, ya que es una herramienta que permite conocer los derechos para poder defenderlos”.

También aseveró que desde las ESI en el aula “podemos exigir al estado por el no cumplimiento de los programas, es una herramienta por la que se pueden trabajar las debilidades, potenciar las subjetividades y detectar los mecanismos que mercantilizan los cuerpos”.

La dirigente sindical además sostuvo “la ESI queda supeditada a la voluntad de cada docente en tomar la posta y el compromiso de bancarse económicamente una capacitación o de auto formarse, instancia que conlleva a todo un proceso de de-construccion e interpelación que no todos están dispuestos a llevar adelante”.

Al mismo tiempo añadió “si lo pienso por fuera de lo biológico, se trata de cambiar la mirada que hay sobre el mundo, poder detectar y cuestionar el enfoque euro andro centrista que emerge de los dos sistemas que nos rigen, el capitalismo y el patriarcado, para analizar profundamente las diferentes opresiones que se sufren y padecen como etnia, la clase, edad, orientación sexual y la identidad de género, entre otras cosas”.

Bicerne de igual manera dijo “la ESI se plantea como la herramienta necesaria para gestar un proceso de generización en educación desde dos ejes fundamentales: transversalidad e interseccionalidad; si se logra eso preparamos un terreno para liberarnos y salir del lugar de oprimidos”. Y recalcó “por eso este gobierno la vacía de contenidos, le otorga solo la mirada biologicista, perpetuando las desigualdades, recayendo en la genitalidad binaria y complementaria, construyendo una mirada dicotómica de nuestras sexualidades donde se potencian el trans-travesti odio en toda la sociedad”

Asimismo manifestó “en la mayoría de las escuelas privadas, por ejemplo, las religiosas, se dicta Educación Sexual desde el miedo, lo punitivo, desde una mirada anclada en mandatos judeocristianos, que potencian las desigualdades, la exclusión de personas y/o actitudes que no se ajustan al posicionamiento de cisheteronormatividad para refrendar mandatos socioculturales, estereotipos y/o roles de opresores y oprimidos”.

De la misma forma indicó “en las escuelas privadas se deja de lado la mirada integral de la sexualidad y se la encasilla solo en la reproductividad, que para este tipo de políticas neocoloniales es claramente funcional: producir mano de obra esclava y barata, por ello nos niegan a las mujeres el acceso a decidir abortar”.

La referente de Suteba explicó “por otro lado, pensar que educación sexual se dio siempre, con el enfoque de la reproducción, de hecho, siempre sugiere no usar libros de biología que nombren a los órganos sexuales internos y externos como femeninos y masculinos, tenemos que romper con esa mirada dicotómica jerarquizante de instalar dos maneras únicas de ver el mundo,  sacarle esa etiqueta de lo femenino y masculino, reconocer la diversidad dentro de nuestras sexualidades, conocer la intersexualidad, la transexualidad, eso significará construir sujetos libres por fuera de esas dos cajas”.

Finalmente agregó “se requiere del compromiso de los docentes, porque la ley dice: que nosotros como agentes del estado debemos garantizar todos los derechos de los niños y adolescentes, así que hay que garantizarla, el trabajo en ESI llevaría a plantearnos como profesores que tabúes, miedos y prejuicios acarreamos en nuestra subjetividad para comenzar a trabajarlo”.