Persecución al feminismo

Género
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Un juez avaló la denuncia de un pastor evangelista y ordenó allanar tres domicilios de militantes que se posicionaron a favor del aborto legal.

Este martes un juez de Tierra del Fuego, Raúl Sahade, permitió el ingreso a dos domicilios particulares y a un espacio artístico que tienen posturas a favor del aborto legal tras una denuncia del pastor Andrés Rubén Díaz, defensor de la práctica clandestina.

Esto muestra como los sectores conservadores quieren silenciar a todos aquellos que pelean por la vida de las mujeres gestantes que se realizan abortos en condiciones inseguras, número que según el Ministerio de Salud es de 41 interrupciones por día.

“Se llevaron mis pañuelos verdes, se querían llevar mi libro sobre cómo abortar con pastillas. Dieron vuelta toda la casa. Buscaban cualquier cosa que fuera de apología al aborto”, alertó una de las jóvenes allanadas en diálogo con Página 12 y recalcó: “en respuesta hicimos un pañuelazo”.

En esa línea, desde el colectivo feminista Río Grande denunciaron que “el hecho presenta un exceso de persecución penal y desproporcionalidad que tiene como único fin el de perseguir y amedrentar a las personas que militan por la despenalización y legalización del aborto en Argentina”.

Tapar el sol con la mano

Esta persecución a quienes defienden una problemática de salud pública se da en un contexto donde las mujeres mueren en prácticas inseguras. Primero en General San Martín, “Liz” de 34 años perdió la vida tras intentar una interrupción del embarazo en su casa. Y al día siguiente, una gestante que vivía en Pilar falleció tras un aborto incompleto.

Al respecto, Solana López, secretaria de género del PC, denunció que “hay un conglomerado de fascistoides entre el Gobierno nacional, sus aliados conservadores y la iglesia”.

Por otro lado, López hizo un balance de la jornada del 8 de agosto donde se debatió el proyecto en el Senado.

“Nuestra capacidad en las calles, fue el disparador de que el movimiento feminista en Argentina tiene una expresión de vanguardia”, puntualizó la militante comunista.

A su vez señaló que “todavía nos falta mayor organización y planificación en el movimiento y debemos poner en condiciones a nuestras organizaciones para asimilar la perspectiva de género en su estructura y su dinámica”.

“Hay que pensar nuevas formas que le den mayor integralidad al movimiento. Eso nos va a fortalecer para darle las batallas que sean necesarias a la derecha”, finalizó.