Cambiemos y más negociados para sus amigos

País
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

En medio de los despidos masivos, un funcionario del Ministerio de Agroindustria le giró cuatro millones en subsidios a su empresa.

El feroz ajuste que el Gobierno dispone sobre los organismos públicos no detuvo los negocios de los funcionarios. En los últimos días se conoció el caso de un funcionario de Agroindustria, que opera desde los dos lados del mostrador y que le hizo transferencias millonarias a su empresa familiar mientras se realizaban cientos de despidos.

Se trata del director nacional de Desarrollo Foresto-Industrial del Ministerio de Agroindustria, Nicolás Laharrague, quien tras ser nombrado por Luis Miguel Etchevehere y asumir en enero de 2018, nombró a sus familiares a cargo de la empresa forestal que manejaba y comenzó una serie negocios entre el Estado y su propia firma.

Laharrague "giró mediante un plan de subsidios un total de 4.018.970 de pesos a la empresa Puerto Laharrague SA", dedicada a la explotación forestal en Misiones.

 En este sentido, Raúl “Toto” Galván, quien pertenece a las organizaciones de la agricultura familiar y es Secretario del PC de Chaco aseguró que “viniendo de Cambiemos ya no sorprende nada”.

El funcionario utilizó su posición en el Gobierno para entregarle esta gran cifra a su familia en función de la Ley 25.080 de Promoción Forestal, que fue creada en 1999 y prorrogada en 2019 por otros diez años más. Básicamente consiste en la entrega de subsidios hasta 80% del costo por realizar la actividad productiva, sumado a una serie de beneficios fiscales como la devolución del IVA y reducciones en el Impuesto a las Ganancias.

Durante 2018 la empresa del funcionario recibió beneficios en tres ocasiones: un total de $ 4.018.970,20. En paralelo, el ministerio que integra dejó sin trabajo a 900 trabajadores, incluso a quienes respondían a este oscuro funcionario.

 “Este gobierno ha desviado los fondos públicos para sus empresas y sus amigos, el ejemplo más claro es el del presidente con su amigo Nicolás Caputo”, sostuvo Galván. Por lo que ratificó que “no me extraña que esos fondos hayan ido a parar a una empresa perteneciente a un funcionario del ministerio de agroindustria”.

Una mirada de la agricultura familiar

En esta línea, Toto Galván criticó al gobierno Cambiemos por como en estos tres años y medio, el sector agricultor compuesto por campesinos y pequeños productores, fue atacado con las políticas económicas.

“Las políticas agrarias del gobierno se han basado en perjudicar  al pequeño productor del campo. Prácticamente ha abandonado a la agricultura familiar”, remarcó Galván.

Además, aseguró que las “organizaciones de la agricultura familiar  debemos  generar propuestas alternativas para exigirle al gobierno que pare con estas políticas”. También, fue claro cuando dijo que hay que “luchar por una nueva reforma agraria, como una alternativa a la crisis y que nos permita garantizar la soberanía alimentaria, la tierra a los pequeños productores, campesinos y a toda la agricultura familiar”.

Asimismo, insistió en la necesidad de una ley de semillas que “garantice la semilla como universal y propiedad del pueblo”.

“Hoy vemos como el gobierno quiere cambiar esa ley de semillas para profundizar más la concentración de la tierra y la apropiación por parte de las multinacionales”, aseveró Galván.