Terratenientes en pie de guerra

País
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Patronales rurales hicieron circular un video en el que amenazan con cortes de ruta si el futuro gobierno de Alberto Fernández sube las retenciones.

“Estos son los sectores más agresivos de la Mesa de Enlace”, apuntó desde el Movimiento Campesino Liberación (MCL), José Luis Livolti, tras lo que señaló que “amenazan al gobierno entrante, porque rechazan que se afecten sus intereses económicos aumentando las retenciones y mediante la intervención estatal en el comercio de granos”.

Lo que comenzó como una iniciativa de sectores ligados al actual ministro de Agroindustria, Miguel Etchebehere, fue ganando adherentes con el correr de los días.

“Hay preocupación en el campo por una posible suba con la llegada de Alberto Fernández”, dijo Eduardo Buzzi, quien en 2008 fuera uno de los pilares de la Mesa de Enlace y advirtió que “aceptar la decisión de la mayoría no significa permitir que nos pasen por encima”.

Por su lado, un comunicado de Sociedad Rural que fue difundido hace poco más de una semana en el marco de una reunión de delegados zonales y directores de la entidad, alerta que “insistir con las retenciones sería contraproducente”.

Mientras tanto, de una manera menos amable, por medio de un video que comenzó a circular casi simultáneamente, miembros de esa entidad empresarial, anticipan qué posición adoptarían si se modifica el actual cuadro que rige a los derechos de exportación del sector.

Ahí, lisa y llanamente, señalan que reeditarán las jornadas de 2008 cuando patotas de ruralistas bloquearon las principales rutas del país, provocando el desabastecimiento de las ciudades en las que los caceroleros salían a las calles y, con particular violencia, gestaban lo que en diciembre de 2015 se convertiría en el Gobierno Cambiemos.

Es que aquello de 2008 no tenía que ver sólo con la Resolución 125. “El que quiere comer lomo, que lo pague ochenta pesos”, pontificaba en un acto en Chajarí -en julio de ese año- quien ya se perfilaba como una de las figuras emergentes de lo que se estaba gestando.

Lo que se alumbraba en esas jornadas, se sintetizó en la Presidencia Macri y el autor de esa frase, Alfredo D’Angeli, es ahora senador por el PRO, fuerza que una vez en La Rosada, incluyó las demandas de las patronales rurales como parte medular de su agenda de gobierno.

Pasaron once años y a dos semanas de la salida del Gobierno Cambiemos, volvió a aumentar el precio de la carne. Esta vez fue un 25 por ciento, con lo que el kilo de milanesa va a pasar a costar algo así como cuatrocientos pesos.

¿Tendrá algo que ver esto con lo que -entonces y ahora- y desde una clara mirada de clase salen a defender las patronales ruralistas?

 

¿República?

 

“Defensores de la República” es quien se autodefine como un grupo de productores rurales autor del video en cuestión que, con aire epopéyico, convoca a “organizados ante cualquier medida autoritaria”.

En este sentido, Livolti repudió el video y aseveró que “debe ser inevitable afectar sus intereses en función de resolver los problemas más inmediatos como el hambre”, tras lo que recordó que quienes se pronuncian en ese video, “representan a los que fueron más beneficiados por el macrismo”.

Y advirtió que aunque “al principio no sé si tendrá tanta masividad como en 2008, estoy seguro que va haber conflicto”.

Asimismo recordó que “en ese momento hubo un debate en el campo popular alrededor de si había que apoyar aquella Plaza a favor de las retenciones” y añadió que “hoy ya no hay dudas sobre eso” ya que “contra esta gente hay que ser tajantes”.

A su vez, hizo hincapié en que “es muy bueno que se vaya instalando el tema del debate sobre la reforma agraria” y resaltó que “si no la quieren llamar reforma agraria, la llamaremos de otra manera, pero lo que debe quedar claro es que tiene que haber un cambio, empezando por la comercialización de granos, el reparto de la tierra y la puesta en marcha el aparato reproductivo del mercado interno”.

Y destacó el importante papel que debe jugar la agricultura familiar, sector que fue de los más golpeados desde diciembre de 2015.

“Si comenzamos con el retorno del Ministerio de Agricultura y Ganadería que tendría la Secretaría de agricultura familiar, será un gran paso”, sostuvo Livolti y adelantó que “habrá que fomentar la relación directa entre  productores y consumidores como se hizo durante estos años con los verdurazos, para minimizar el efecto negativo que tiene la intermediación de los hipermercados”.

Y, sobre todo, “los pequeños productores deberán recibir apoyo de créditos y subsidios, acompañado de una reforma tributaria”.