La CTA en alerta

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Así lo decidió su Mesa Nacional. “El gobierno da manotazos de ahogado, provocó una situación caótica y quiere seguir castigando al pueblo que votó en contra de sus políticas”, advirtió José Chapu Urreli.

La inmediata convocatoria al Consejo del Salario Mínimo Vital y Móvil (Smvm) y que se atienda, especialmente, a los trabajadores de la economía popular, es uno de los puntos que decidió exigir la CTA al gobierno, en la reunión que celebró ayer donde además se declaró en estado de alerta y sesión permanente.

Ahí, también acordó exigir que el bono de dos mil pesos para trabajadores del sector privado anunciado por el ejecutivo, “sea permanente o mantenga al menos hasta diciembre, en que asuma un nuevo gobierno”, así como que se otorgue un aumento de emergencia a los jubilados y se les garantice gratuitamente la provisión de medicamentos.

Tras la reunión en la que participó la Mesa Nacional de la central junto a secretarios, se convocó -para el miércoles 21- a un plenario de secretarios generales “para evaluar los pasos a seguir”.

La reunión estuvo presidida por el titular de la CTA, Hugo Yasky, quien adelantó que, en el actual contexto, “no se descartan acciones que sean necesarias, conforme a cómo se vayan desarrollando los acontecimientos y acompañando los reclamos sectoriales que se están manifestando”.

Por su parte, Roberto Baradel, demandó que el ejecutivo nacional “envíe las partidas correspondientes a la provincia de Chubut, para pagar los sueldos de los trabajadores del Estado, entre ellos a los docentes”.

Tras lo que el titular de ATE-Capital, Daniel Catalano, denunció la responsabilidad que tiene el Gobierno Cambiemos por la represión perpetrada contra trabajadores estatales nucleados en ATE, que pedían la reapertura de la paritaria del sector.

Catalano recalcó que el reclamo responde al deterioro salarial que se agravó como consecuencia de las maniobras financieras ejecutadas a partir del resultado de las elecciones.

“El gobierno debe garantizar, no sólo la paz social, sino la seguridad alimentaria de la sociedad y todos los derechos hasta que su mandato termine” insistió y remarcó que “no hay otro responsable hasta entonces”.

 

Cuadro de situación

 

Otro de los presentes en el encuentro, fue el secretario de Actas de la CTA, José Chapu Urreli, quien fue claro a la hora de señalar que, “después del terrible impacto de la respuesta popular de las Paso, el gobierno está dando manotazos de ahogado, provocó una situación caótica y quiere seguir castigando al pueblo que votó en contra de sus políticas”.

En este contexto, de cara a la convocatoria del ejecutivo, la CGT anticipó que va a pedir 31 mil pesos de Smvm. “Todavía no planteamos la cifra que pondremos sobre la mesa, pero no va a poder estar por debajo del precio de la canasta básica alimentaria”, remarcó el integrante de la Conat.

Y remarcó que en el plenario de secretarios generales que se llevará a cabo la semana que viene, “vamos a seguir analizando la situación, siempre en contacto con el resto de las centrales y corrientes de trabajadores para que, si fuera necesario, poder establecer un plan de acción que permita dar una respuesta a la política que el gobierno está llevando adelante”.

Por eso, sin dudarlo resaltó que es clave persistir con la movilización, pero advirtió que “no debemos caer en las provocaciones que el gobierno intenta generar, aunque si hay una respuesta debe ser contundente y masiva, porque el gobierno tiene que  seguir gobernando pero, por menos, debe paliar la situación que él mismo provocó”.

Y, en este sentido, recalcó que el domingo pasado se votó en contra de la reforma laboral. “El gobierno pensaba ir hasta el hueso con este tema, pero no lo lograron como producto de la lucha y la resistencia del movimiento popular”, celebró Urreli.

Tras lo que sostuvo que “esto genera un nuevo cuadro de situación en el marco de cara a los dos meses que quedan para que se vote” y añadió que “la profundización de la crisis que se vive en estos días, es producto de medidas que el gobierno tomó deliberadamente, siguiendo lo que le dicta el Imperio y el FMI”. Por eso, remarcó, “nuestra central está en estado de alerta y movilización permanente”.