¿Se acuerda del Tiar?

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Aunque bloqueó su implementación ante el ataque de Gran Bretaña contra las Islas Malvinas, EE.UU. hizo que sus secuaces lo pongan en marcha para hostigar a Venezuela. Otra posición vergonzosa de la Cancillería Argentina.

En otra muestra del camino de degradación que se autoimpone la OEA –y también la Cancillería argentina-, ayer el Consejo Permanente de ese organismo dio el paso inicial para la activación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (Tiar), para tratar el “impacto desestabilizador de la crisis en Venezuela”.

Por lo rocambolesco de toda esta situación, si no fuera tan siniestra y peligrosa, sería sólo patética.

Es que la activación del órgano de consulta del Tiar, fue votada por los representantes que al Consejo Permanente de la OEA, aportan los gobiernos de EE.UU., Argentina, Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Paraguay y República Dominicana, pero también los delegados que designó Juan Guaidó que hablan y votan en nombre de su gobierno imaginario.

A ver...supongamos que el presidente de Deportivo Riestra, decide armar un gobierno paralelo al que ejerce Mauricio Macri. Viaja a Washington, toca a la puerta en el edificio de 17th Street y Constitution y pide que se aplique el Tiar, porque –argumenta- teme el impacto desestabilizador que pueda tener la crisis que vive Argentina, donde el Gobierno Macri está dejando un piso de pobreza del cuarenta por ciento ¿Qué cree que pasaría?

Queda claro que en este caso, lo peligroso supera a lo ridículo. Y esto es así porque Guaidó es la cara visible que, desde hace un tiempo, tiene el intento crónico de EE.UU. de destruir al proceso bolivariano y, así, disciplinar cualquier voluntad de cuestionar la idea que tiene Washington sobre lo que debe ser nuestra región.

Pero lo de ayer también tuvo una carga simbólica muy fuerte. Los delegados del gobierno que encabeza Sebastián Piñera, levantaron la mano el mismo día que se cumplen 46 años de que se perpetrara el criminal golpe de Estado que derrocó a Salvador Allende.

Fuera de toda especulación, desde entonces, documentos desclasificados por el propio gobierno estadounidense y testimonios de actores directos, no dejan lugar a dudas sobre la abierta intervención de EE.UU. en aquel hecho.

Pero por lo que provocó el 11 de septiembre de 1973 y sus consecuencias, nadie reclamó el Tiar.

Pero sí se pidió su aplicación durante 1982. Lo hizo Argentina en el contexto de la Guerra de Malvinas, donde una potencia extracontinental -Gran Bretaña- envió una flota a territorio soberano argentino.

Pese a que la reforma de 1975 extendió el límite de la zona de seguridad del Tiar, hasta incluir el archipiélago de las Malvinas, su aplicación no prosperó por el veto que impuso Washington.

¿Pero cuándo funcionó este tratado? El Tiar aprobó la postura estadounidense durante la Crisis de los Misiles de 1963, pero también la intervención directa perpetrada por EE.UU. en República Dominicana, Nicaragua y Panamá. Tampoco se manifestó ante la abierta desestabilización y masacres que la Washington provocó en El Salvador, durante los años 80 del siglo 20.

Pero eso sí: aprobó la invasión yanqui a Grenada, sólo 18 meses después de que se negara a intervenir por la Guerra del Atlántico Sur.

 

Los otros

 

Queda claro que el genocida serial de la región y el mundo, se las ingenia para conseguir los favores de gobiernos de países que se encuentran en la lista de sus víctimas recientes.

¿Pero quiénes son los otros que estamparon su firma en este documento?

Casi quinientos integrantes de organizaciones de defensa de Derechos Humanos, fueron asesinados desde que se firmó el Acuerdo de Paz en Colombia. El escalofriante dato suministrado por la Defensoría del Pueblo, da cuenta de que sólo entre mayo de 2018 y el mismo mes de este año, ultimaron a 196. Y también habla de la escasa voluntad del gobierno de Ivan Duque para evitar que esto suceda.

Por su parte, en Brasil el deterioro institucional se profundiza como consecuencia de un mandato presidencial viciado desde su origen. La maniobra que dejó afuera de la carrera presidencial y metió preso a Lula Da Silva, habla del peligro que para la sociedad brasilera y la región, implica lo que se cocina con la Presidencia Bolsonaro.

Mientras tanto, casi en simultáneo con la decisión de la OEA, en Guatemala, el presidente Jimmy Morales, decretó el estado de sitio y –unilateralmente- puso fin a la Comisión Internacional contra la Impunidad, en un país donde sigue habiendo presos políticos, en un marco de creciente miseria y corrupción, dos características que también atraviesan a Honduras, Haití y Paraguay.

“Su propósito es legitimar las intervenciones militares”, dijo hoy la Cancillería de Venezuela al rechazar la invocación del Tiar, al tiempo que el presidente, Nicolás Maduro denunció planes de EE.UU. y Colombia para asesinarlo.

“Resulta doloroso que países que fueron invadidos por tropas estadounidenses y cuyos pueblos fueron masacrados en aplicación del Tiar, hoy avalen un crimen semejante contra un país hermano, en una sesión del Consejo Permanente de la OEA a todas luces írrita y nula”, señala el texto Cancillería.

Tras lo que denuncia “de manera categórica, la infame decisión de un pequeño grupo de Gobiernos de la región que, alineados a los intereses del Gobierno supremacista de EE.II., invocaron la activación de un nefasto instrumento de la historia de nuestro continente como es el caso del Tiar”.

Y recuerda que el 14 de mayo de 2013, el Estado venezolano denunció “el infame instrumento imperial” y junto a otros países de la región “se desvinculó para siempre del mismo”, por lo que Venezuela “no acepta ni reconoce ninguna obligación derivada de este Tratado, vergonzosa herencia del neocolonialismo en América Latina y el Caribe”.