Este 8M “Unidad de las Trabajadoras”

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La corriente Lohana Berkins emitió una declaración de cara al día Internacional de las Mujeres Trabajadora. Este es el texto.

De violeta y verde se pintan las asambleas que en el mundo convocan a la organización de una nueva conmemoración del 8 de marzo, día Internacional de las Mujeres Trabajadoras y que además desde hace 4 años llama a un Paro Internacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans, Bisexuales y No Binaries.

Violeta y verde son los colores que sintetizan la acumulación histórica de luchas que desde el movimiento feminista se vienen desarrollando y que en los últimos años ha adquirido un carácter de emergente social y cultural, proveyendo de un momento de oportunidad para los pueblos en conquistas de derechos y en transformaciones culturales que nos permitan fortalecer el tejido social con un piso de mayor igualdad.

Hoy estamos ante una ofensiva brutal del Imperialismo que acecha nuestra Región con golpes y regímenes de derechas fascistas, represión y neoliberalismo y en un contexto mundial asediado por las guerras, hambrunas, desplazamientos forzosos, crisis sociales y económicas todas producto del mismo núcleo de poder que se perpetúa a costa de la barbarie, dicha barbarie incluye los modos capitalistas y  patriarcales de violencias sostenidos estructural y super estructuralmente en nuestras sociedades.

La respuesta desde el movimiento feminista para tributar en la lucha antiimperialista debe estar gestada con la unidad de las trabajadoras y del feminismo popular y revolucionario, que permita desplegar al interior del mismo una corriente que despeje las contradicciones liberales que la propia derecha alimenta. Nuestra construcción de poder debe ser siempre emancipatoria como basamento inalienable para terminar con el poder opresor.

En Argentina tras años de resistencia y una amplia unidad, hemos logrado que la derecha pro imperialista y neocolonialista tuviera una derrota electoral. Estos 4 años pasados bajo el gobierno de Macri han dejado tierra arrasa, el derrumbe del sistema público en materia de salud, educación y desarrollo social agrega dramatismo a la ya situación de pobreza y exclusión de vastos sectores de nuestra sociedad, donde el golpe más duro lo reciben nuestras mujeres y feminidades en los territorios vulnerados, la consabida feminización de la pobreza es esto que hoy tenemos como emergencia económica y social convirtiéndolas en  depositarias de todas las violencias que se llevan vidas.

Tras los primeros meses de gobierno del Frente de Todes, además de un Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidades en formación, parte de nuestras reivindicaciones ocupan la agenda de temas en políticas públicas. Deben ahora pasar a ser derechos garantizados por el Estado con real acceso.

El Presidente anunció el envío del proyecto de Ley para la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo, nosotras y nosotres venimos sosteniendo y construyendo desde la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto un proyecto de Ley que contempla y sintetiza todas las necesidades de prevención y asistencia para que ninguna persona con capacidad gestante quede fuera del acceso y para ello no debe haber “objetorxs de conciencia” impidiendo la atención tanto en los centros públicos como privados. También se está trabajando en  un plan nacional de prevención y lucha contra las violencias patriarcales, urge una respuesta a corto plazo que resuelva la emergencia, por ejemplo se ha planteado una reforma a nivel judicial, pero no contempla aún la creación de unidades especializadas para el tratamiento de violencias; por otro lado uno de los problemas más comunes y graves es la falta de trabajo y vivienda que impide la autonomía en la determinación de separarse de una pareja que violenta y de no estar expuesta a otras violencias como la situación de calle y lo que ello implica, recordemos que  llevamos a la fecha en lo que va del 2020 63 femicidios en el territorio nacional. También se ha incorporado en el debate la necesidad de políticas públicas en materia de cuidados, es necesario que dichas políticas hagan hincapié en una concepción transversal de cuidados que incluya el ámbito doméstico y comunitario en la producción y reproducción, en la corresponsabilidad y colectivización del mismo, porque no solo se trata del trabajo invisible sino también en el impacto laboral, como por ejemplo el presentismo. Otra demanda urgente, existen hoy varios proyectos de Cupo Laboral Travesti Trans y hay que lograr avanzar en una propuesta única que garantice plenamente la inclusión, eso significa responsabilidad en el ingreso, formación y sostenimiento de los puestos laborales de les compañeres y el acceso pleno al sistema de salud y educación, sabemos que más del 90% de la población travesti trans tiene como único destino la situación de prostitución lo que deriva en un promedio de vida de hasta sólo los 35 años de edad.

Además otras prioridades que deben ser sostenidas e incorporadas como tales, la continuidad en la reincorporación a los puestos de trabajo de las compañeras que fueron despedidas durante el macrismo, lo que desmanteló sobre todo las áreas sensibles del Estado; también superar la brecha salarial del 30% que en Argentina nos divide con un sesgo sexista, hoy como siempre lo hemos manifestado levantamos nuestra bandera de “A igual trabajo, igual salario”; lo que también exige romper el denominado Techo de Cristal, aquel que impide el ascenso por la condición de géneros en los puestos de trabajo aunque no exista normativa que así lo explicite; además dentro de las urgencias están los sectores más vulnerados, por ello las compañeras trabajadoras de la economía social no deben ser objeto de la división que nos impone el neoliberalismo, de trabajadorxs de primera y de segunda, sino que debemos tener iguales derechos y accesos a los mismos para todas y todes, incluyendo la vivienda que hoy es uno de los problemas más graves sumados a los de la salud pública tan devastada. La incorporación de estas reivindicaciones en la emergencia pública, es la única manera de superar el flagelo de la feminización de la pobreza.

Como movimiento feminista en la Argentina tenemos un enorme desafío, nuestro país hoy es esperanza para todos los pueblos hermanos de Nuestra América y a la vez somos desde la conformación del “Ni Una Menos” la punta del emergente mundial anti patriarcal. Es por esto que la continuidad y fortalecimiento de un feminismo popular, revolucionario y emancipador es una necesidad histórica que nos convoca a la unidad. La lucha anti patriarcal, anticolonialista y anti neoliberal hace falta articularla con la lucha por la paz en la región y en la batalla antiimperialista.

Así también la autonomía del movimiento feminista y del movimiento social en su conjunto, debe tributar al desarrollo de poder popular y construir las condiciones de una mayor correlación de fuerzas en el proceso político iniciado el 10 de diciembre del 2019.

 

Este 8M:

Que el aborto sea ley!!!

Ni Una Menos!!!

Basta de femicidios, travesticidios, transfemicidios y crímenes de odio!!!

Basta de violencias patriarcales!!!

Por una Educación Sexual Integral obligatoria en todo el territorio federal y con perspectiva de géneros y LGTBIQ+!!!

Cupo Laboral Travesti Trans!!!

Libertad a lxs presxs politicxs!!!

Porque la deuda es con nosotras y nosotres, No al FMI!!!

Vivas, Libres y Desendeudadas Nos Queremos!!!