El ajuste se profundiza

Sindicales y Territorio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

 “El dinero que utilizaban para vacaciones ahora lo usan para pagar las tarifas y para comer”, remarcó Marcelo Ulloa, integrante del PC de Mar del Plata, alertó sobre la pésima situación que se vive en la industria textil, la portuaria y el turismo: las principales fuentes de trabajo de la ciudad marplatense.

Mar del Plata sufre una crisis estructural en sus principales fuentes de trabajo producto de las políticas de ajuste de Cambiemos que produce despidos y hambre en el principal sitio turístico de la Costa Atlántica. En esta oportunidad los estibadores bloquearon el puerto marplatense y ocuparon la sede del Consorcio Portuario ante la pérdida de 500 puestos de trabajo y en disconformidad con el manejo del presidente de este organismo, Martín Merlini.

Los trabajadores denunciaron en un comunicado que la protesta ocurrió por “la defensa de 500 puestos directos de trabajo y el hartazgo de tolerar los abusos de una administración incapaz, falaz y sospechada de irregularidades”. A su vez señalaron: “nos quieren sacar con el fin de beneficiar a Murchison, una empresa muy cercana al poder, realizando contrataciones muy cuestionables. Existe un negociado que pretende arrebatarnos años de trabajo e inversiones”.

A esta situación se le suma la de La Campagnola que tiene paralizada su planta y despidió hace unos días un trabajador que se desempeñaba en el sector de mantenimiento. Tras lo sucedido el Sindicato de la Alimentación se declaró en alerta ante la posibilidad de que el problema se expanda y es posible que la firma decida despedir más empleados.

A su vez, Zanella y Eskabe de Mar del Plata también se encuentran en la cuenta regresiva hacia nuevos despidos en un sector metalúrgico que tiene una pérdida de puestos de trabajo que alcanza las 55.000 cesantías desde 2015 y 20.000 trabajadores con riesgo de perder su empleo.

Al respecto, Marcelo Ulloa, responsable de la célula del puerto del PC de Mar del Plata insistió en que “el conflicto es general, por ejemplo el turismo bajó mucho a diferencia de otros años. Ahora la gente solo viaja por el fin de semana y la gran cantidad de negocios está cerrando por la baja del consumo”.

Asimismo comentó la pésima situación del sector textil: “el conflicto en Textilana arrojó un número de 100 despidos, acá se siente mucho la flexibilización laboral. La pesca se hace en negro, hay cooperativas truchas y se vive un nivel de precarización lamentable producto de la desesperación de la gente”.

Por último, recalcó que “desde el PC marplatense exigimos una empresa nacional de pesca para superar esta situación en la que los trabajadores van a navegar y no saben si van a volver a sus casas, ya llevamos 44 hundimientos con 95 muertos”.