La salud pública en zona de riesgo

Sindicales y Territorio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La devaluación de agosto pulverizó el acuerdo alcanzado poco antes por los trabajadores de salud bonaerense.

“Estamos en Estado de Alerta. Nos encontramos en una situación muy difícil como los docentes y judiciales, por el momento no hemos pautado ninguna movilización pero nos estamos reuniendo constantemente de cara a un nuevo Congreso de Cicop”, señaló la delegada Cicop del Hospital Gandulfo, Edith Renis, al referirse a la situación que atraviesan los trabajadores de la Salud bonaerense, tras la devaluación forzada por el Gobierno Cambiemos durante las últimas semanas.

Vale citar que en este contexto de “debacle económica”, Cicop pidió que el ejecutivo de la provincia de Buenos Aires  reabra las paritarias y se declaró en estado de alerta, para reclamar “recursos de emergencia a fin de evitar mayores perjuicios y padecimientos”.

En este sentido, Renis recordó que antes de la devaluación de agosto, se había llegado a un principio de acuerdo.

“Habíamos quedado de que se iba a monitorear lo salarial y todo lo que habían prometido: cambios de reglamentos para los residentes, pasaje a planta de trabajadores, discusión del tema previsional”, sostuvo Renis.

Tras lo que lamentó que con la devaluación de agosto “se cayó todo, porque el nivel de inflación es altísimo”, por lo que “pedimos una nueva negociación”.

Pero, además, denunció que “en ciertos hospitales lo de los residentes fue incumplido, de lo previsional ni se habló y desde el ejecutivo siguen hablando de una jubilación a los setenta años”.

Y fue clara al advertir que la situación es extrema. “El Hospital Gandulfo en el que yo estoy es cabecera de Pami en Lomas de Zamora y vemos día a día el deterioro de la situación social”, destacó y alertó: “los medicamentos están en un precio altísimo”, por eso “necesitamos organizarnos para afrontar esta situación”.

 

Peligro

 

Al respecto, Cicop advirtió que como consecuencia de la devaluación del peso, existe riesgo de que se vea afectada la provisión de insumos y medicación para hospitales y centros de salud.

Por lo que instó a las seccionales “a verificar el cuadro de situación al respecto, así podremos realizar las demandas correspondientes”.

Tras lo que exigió “respuestas urgentes que pongan en marcha recursos de emergencia a fin de evitar mayores perjuicios y padecimientos”.

Y denunció que el sistema público universal y gratuito de salud, resultó “notablemente afectado por las políticas oficiales llevadas a cabo hasta aquí” y, por eso, “requiere de la máxima atención en tanto tendrá la responsabilidad de brindar los cuidados sanitarios necesarios ante esta grave coyuntura”.