San Nicolás movilizado

Sindicales y Territorio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Contra el aumento de tarifas - Habitantes de esta ciudad protestaron contra la suba constante del servicio de gas. La tarifa social en la cuerda floja.

Vecinos de la localidad bonaerense de San Nicolás, representantes de partidos políticos, gremios y organizaciones sociales, se manifestaron ante la sede local de Litoral Gas a cuya fachada arrojaron huevos para protestar contra el tarifazo.

Es que la situación hace rato que se volvió insostenible: facturas que vienen con montos de hasta diez mil pesos en casos de viviendas donde sólo viven jubilados y familias trabajadoras, son una constante del reclamo que se vivió en esta ciudad, que se replica en toda la provincia de Buenos Aires y el resto del país.

“Esta movilización es una más de todas las que hay en el país por la situación que vivimos”, remarcó Salvador Capará, integrante de la CTA de San Nicolás que destacó: “ayer nos reunimos muchísimas organizaciones para lanzar nuevas medidas de fuerza”.

En ese sentido, Capará comentó que “el 12 se hace una movilización al mediodía hacia la autopista que va a ser muy amplia”, tras lo que fue claro al recalcar que “valoramos que, por primera vez, todo San Nicolás está en contra de las políticas de este gobierno” y añadió: “la gente está muy enojada por los constantes aumentos”.

 

Cambiemos agudiza la crisis

 

Pero lejos de mejorar, la cosa sigue pasando de castaño oscuro. Es que, mediante una resolución del Ministerio de Energía, el Gobierno Cambiemos decidió eliminar la tarifa social que brinda cierta protección a usuarios de la red de servicio eléctrico ubicados en la franja de más vulnerabilidad socioeconómica.

Lo hizo por medio de la Resolución 122/2018 que lleva la firma del titular de la cartera, Javier Iguacel, que elimina este derecho mediante su traspaso a las provincias, como complemento de la cesión de las concesiones.

Y -debe quedar claro- así se cercena este derecho a casi el treinta por ciento de los usuarios que viven en el Gran Buenos Aires que -ahora- deben prender velas a la espera de que el gobierno que encabeza Vidal se haga cargo de la continuidad de esta medida, lo que significará un desembolso extra.

El viernes, en medio del tire y afloje abierto con los gobernadores provinciales por el Presupuesto, el ejecutivo le puso un paréntesis a su decisión de avanzar en el recorte de la tarifa social que, de todos modos, queda latente.

Vale citar que la tarifa social alcanzaba a usuarios ubicados en un rango de consumo de entre 150 y 200 kw/h por mes que, de este modo, abonaban hasta un cuarenta por ciento menos de la facturación total.

Pero esto no es todo. A la quita de este derecho, se suma el impacto que va a tener el nuevo aumento de tarifas previsto desde este mes que, según se estima, promedia un treinta por ciento para usuarios residenciales.

Desde diciembre de 2015, la distribuidora que presta servicio en la capital provincial, EdeLaP, aumentó alrededor del mil por ciento, mientras que en el caso de aquellas que se desempeñan en el interior del territorio bonaerense, el incremento es del quinientos por ciento.