En salud no, en deuda sí

Sindicales y Territorio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Cicop denunció que el gobierno de la provincia de Buenos Aires destina más para pagar deuda que para el presupuesto en Salud.

El Presupuesto bonaerense de 2019, un correlato del nacional aprobado con represión mediante, tiene una inversión en el sistema sanitario público que se encuentra por debajo de los intereses de deuda que enfrenta el gobierno provincial.

En números, el ejecutivo liderado por María Eugenia Vidal, pondrá en deuda unos 77 millones de pesos, mientras que para Salud, sólo destina alrededor de 51 millones.

Esto ratifica el desmantelamiento que el Gobierno Cambiemos lleva a cabo en el área Salud, que no sólo enfrenta vaciamiento de personal por despidos, sino que sigue en detrimento en la faceta de infraestructura e insumos.

Ante esto, desde Cicop denunciaron que “la decisión del Gobierno y de una importante porción de la oposición, fue dejar a hospitales y centros de Salud literalmente a la deriva, profundizando la afectación de las condiciones en que trabajamos e intentamos cuidar la salud de la población”.

Al respecto, Edith Renis, delegada Cicop del Hospital Gandulfo de Lomas de Zamora, recalcó que “este Presupuesto ratifica el desguace a la Salud Pública de la provincia de Buenos Aires en consonancia con las políticas nacionales”.

A su vez, la militante comunista remarcó: “no se puede esperar ningún tipo de rectificación en este tipo de políticas por parte del gobierno”.

Hay múltiples contratos precarios que vencen de actuales trabajadores de la salud en hospitales claves como el Posadas. En ese sentido, Renis insistió en que “ahora hay “cierta tranquilidad” por las fiestas, pero hay que estar muy atentos a cómo empieza el año”, por lo que “debemos armar un gran frente para enfrentar estas medidas de ajuste”.

 

Nada casual

 

El ataque del Gobierno Cambiemos contra el sistema público de Salud no es nuevo y responde a un clima de época enmarcado dentro de la Segunda Crisis de Larga Duración que enfrenta el capitalismo.

Este proceso de desfinanciamiento en esta área, es parte de un fenómeno que avanza por Europa occidental, donde ya afectó drásticamente a España, Grecia, países nórdicos y a Gran Bretaña.

La modernización, externalización y gestión clínica son conceptos que esconden el vaciamiento del sistema universal que todavía es gestionado por el Estado, para darle lugar a los capitales privados y mercantilizar la Salud.

Vale advertir que en los países donde este modelo prosperó los resultados son terribles, ya que el diseño atenta contra la salud de los ciudadanos y fomenta el negocio de las multinacionales farmacéuticas.