EE.UU. profundiza el bloqueo a Venezuela

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ante esto, el PCA llama a “reforzar la solidaridad antimperialista entre los pueblos de Nuestra América” y denuncia las “políticas criminales de Trump y sus cómplices locales”.

El Secretariado Nacional del Partido Comunista de la Argentina (PCA), hizo público su repudio a la decisión de Washington de congelar todos los activos del Estado de Venezuela en EE.UU. y permiten que el Departamento del Tesoro estadounidense, sancione a cualquier persona, empresa o entidad que mantenga contacto con la República Bolivariana.

Cabe recordar que, en este marco, el representante (diputado) federal por el Partido Republicano, Mario Díaz-Balart, adelantó que Donald Trump prepara “otras herramientas”, en su afán por destruir al proceso bolivariano y recalcó que, junto con los senadores Marco Rubio y Rick Scott –ambos por Florida-, mantienecontactos frecuentes con el Consejo de Seguridad Nacional “para discutir las políticas sobre Venezuela”.

Frente a esto, el presidente Nicolás Maduroanunció ayer que la delegación de su país suspendió su participación en la ronda de diálogos quecelebran en Barbados con representantes de la oposición.

Asimismo, calificó de ilegal al bloqueode las actividades económicas y financieras de Venezuela, al tiempo que convocó a movilizar -el sábado próximo- bajo la consigna “Trump, desbloquea a Venezuela”.

“Nos hemos preparado para dar esta batalla por Venezuela y, tengan la seguridad, de que esta también la vamos a ganar” aseveró Maduro y añadió que su país “superará agresiones y bloqueos”.

Vale citar que las sanciones fueron anunciadas en coincidencia con la realización de la “Conferencia Internacional por la Democracia en Venezuela”, donde representantes de cincuenta países -entre ellos Argentina- recibieron instrucciones del asesor de Seguridad Nacional de Trump, John Bolton.

Ahí, Bolton se jactó de que este último paquete de sanciones que su país adoptó contra el pueblo de Venezuela tienen antecedente en las dictadas contra Panamá, poco antes de que EE.UU. invadiera el país del istmo, así como aquellas con las que hostigó a Nicaragua en 1985 y “la congelación integral de bienes y el embargo comercial de Cuba”, que rige desde 1962.

Para este encuentro, el Grupo de Lima convocó a un centenar de países, pero la mitad desistió acudir, entre ellosCuba, la República Popular China, Rusia y Turquía.

 

Junto al proceso bolivariano

 

Ante esto, el PCA emitió una declaración en la que se pronuncia “frente a una nueva agresión de Trump contra Venezuela” en la que “cuando esperábamos alguna acción para detener las matanzas que se suceden en lugares públicos de EE.UU., causadas por personas motivadas por la xenofobia, el racismo y otras pautas discriminatorias promovidas por el propio presidente, éste se despacha con una medida que agrava aún más el clima de guerra y agresividad contra el pueblo y el gobierno constitucional de Nicolás Maduro”.

Este decreto, recuerda la declaración, “se justifica en los ‘abusos contra los derechos humanos’, la interferencia contra la libertad de expresión y el intento de socavar la autoridad’ del opositor golpista Juan Guaidó”.

Y, tras recordar que sólo Cuba, Irán, Siria y la República Popular Democrática de Corea “sufren este tipo de agresiones por parte de EE.UU.”, destaca que la decisión de Washington “implica que, lejos de terminar con estas medidas que violan el derecho internacional y desestabilizan aún más el clima político en la región, el gobierno estadounidense está decidido a profundizar y ampliar su intervencionismo beligerante que busca subordinar a sus intereses a todos los gobiernos que se plantean un desarrolloautónomo o socialista”.

Por lo que, el PCA llama a “reforzar la solidaridad antimperialista entre los pueblos de Nuestra América, tal como lo resolvió el reciente Foro de Sao Paulo realizado en Caracas, denunciando estas políticas criminales de Trump y sus cómplices locales, combatiendo la desinformación y gestando un profunda unidad de los pueblos para reconstruir una integración que siga construyendo una alternativa al capitalismo”.