Edith Glaif, su fallecimiento

País
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Hoy falleció nuestra querida compañera. Deja un rico legado y su vida -atravesada por la lucha y la militancia- es un ejemplo para todos.

La entrañable camarada, Edith Glaif nació el 4 de enero de 1930 en Argentina y acaba de fallecer hoy, 20 de junio.

Su vida está atravesada por la lucha y la militancia. Durante 1945 y apenas cursaba el primer año de la escuela secundaria, se afilió a la Juventud Comunista.

Así, fue delegada de división y  secretaria del centro de estudiantes, al tiempo que trabajó en la fundación de la  Federación de Estudiantes Secundarios de Buenos Aires (Fesba).

También fue responsable del bloque de escuelas nacionales y secretaria del bloque comunista de Fesba y, en estos años, conoció y militó junto a personalidades como Juan Gelman.

Entre 1949 y 1961 fue miembro del comité organizador de ocho festivales mundiales de la Juventud.

Asimismo, participó activamente en la organización de la Asociación de Cultura China, trabajó con el escenógrafo Saulo Benavente, con el pintor Juan Carlos Castagnino, el escultor Carlos Biscione y el poeta Mario Jorge De Lellis, entre otros destacados intelectuales.

Entre 1973 y 1978 viajó en repetidas oportunidades a Chile y colaboró en la organización de la  solidaridad ante la represión de la dictadura que encabezaba Augusto Pinochet. En este contexto acompañó la estadía clandestina en Buenos Aires de Gladys Marín y, en dos oportunidades, ingresó junto a ella –ilegalmente- a Chile, una actividad que les hubiera costado la vida si las hubiesen descubierto.

Desde el golpe de Estado que inauguró la dictadura del general Stroessner -en 1954- fue parte del movimiento de solidaridad con Paraguay, tarea que compartió con Antonio Maidana y Obdulio Barthe. También se destacó en el trabajo del movimiento de solidaridad con Uruguay, durante la dictadura que comenzó en 1973.

Fue integrante destacada de la Comisión Argentina de Solidaridad con Chile y el Comité Argentino de Solidaridad con Chile, donde representó a la Liga Argentina por los Derechos Humanos.

En 1980 colaboró con la creación de Solidaridad Argentina con los Pueblos y, desde 1990,  integró la Multisectorial de Solidaridad con Cuba y  la Casa de la Amistad, también en representación de la Liga. Y, desde 2000, fue activa participante del Comité Argentino por la Libertad de los 5 Patriotas Cubanos. Recibió una condecoración en Cuba por su extensa labor solidaria.

Pero por sobre todo, Edith fue una comunista cabal, comprometida con la clase, el Partido, la solidaridad con los pueblos y los requerimientos de la lucha de clases. Deja un legado y su vida es un ejemplo para todos.