Nuevo avance de los taxistas

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La Legislatura porteña aprobó un proyecto que endurece las penas a los conductores de Uber y hasta puede efectuarse la quita de la licencia durante un mes.

En la calle Perú, cientos de taxistas movilizaron para que se avance sobre el proyecto que entre los presentes tuvo a la Asociación de Taxistas de Capital (ATC), que viene llevando adelante una lucha constante frente a la aplicación.

“Nuestras organizaciones logramos el objetivo y una amplia mayoría aprobó las penas que golpean de lleno a Uber y sus “socios”. Si existiera alguna duda, baste observar la reacción inédita pero fracasada de Uber y sus voceros para impedir su tratamiento”, explicaron desde ATC.

La Ley, que en el recinto obtuvo 37 votos a favor, once en contra y nueve abstenciones, plantea aplicar una multa de casi doscientos mil pesos, para toda aquella persona que transporte pasajeros sin la habilitación correspondiente. Además se le quitará puntos del sistema de scoring e incluso se le podrá retener el registro entre siete y treinta días dependiendo la gravedad.

Esto se enmarca en un contexto, en el que Uber adquirió una importante pauta publicitaria en Argentina y envió un correo electrónico a todos sus usuarios, un día antes de la votación para repudiar la actitud del PRO en Capital Federal, ya que es el único distrito donde la multinacional no logra dominar el mercado.

Hay que recalcar que si Uber no hegemoniza, no es porque el ejecutivo porteño esté en contra de estas experiencias de precarización laboral, sino porque al existir un transporte como el taxi -regulado por el Estado- la sindicalización de los choferes del servicio y su lucha para defender los derechos adquiridos, hacen que Horacio Rodríguez Larreta actúe con cautela ante el avance de Uber.

“No hubo voluntad ni intención de adecuarse a las normas. Nuestro equipo de abogados está estudiando varios delitos, entre otros, fraude a la Administración Pública, porque no tributan aquí y no tienen Cuit, y también por brindar transporte ilegal”, señalaba Juan José Méndez, secretario de transporte de Caba, en abril de 2016, cuando la empresa llegaba al país y era recibida con una movilización de los taxistas en la Avenida 9 de Julio.

Así las cosas, y pese a que el Gobierno Cambiemos -que surgió en el PRO en Capital Federal- busca imponer un discurso que defiende tendencias precarias como las de Uber, el ejecutivo porteño sentaba postura.

La Ciudad de Buenos Aires se convirtió en una piedra en el zapato para los intereses de la aplicación estadounidense. Por eso se queja de que pierde plata en Argentina, ya que al no ser reconocida, no logra habilitar las tarjetas nacionales que le permitan retener la comisión al chofer que hoy realiza la mayoría de los viajes en efectivo.

Cabe recalcar que Uber tiene una alta demanda en Gran Buenos Aires, pero como no es legal en Capital Federal y, como sus choferes transitan en Caba y el conurbano, retiene su ganancia a través de tarjetas internacionales que son poco utilizadas entre los usuarios. De esta manera, Uber le asigna una deuda virtual al chofer en cada viaje en efectivo, que al momento en que se habiliten los cobros con bancos nacionales, el conductor se verá obligado a trabajar para saldar el monto negativo con la empresa.

“Yo debo treinta mil pesos, el día que se legalice tengo que dejar de trabajar en Uber”, señaló Daniel, chofer de la aplicación.