Acuerdo entre los gremios y el gobierno

Sindicales y Territorio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El gobierno nacional y los gremios docentes firmaron un acuerdo paritario para readecuar el trabajo de los maestros durante la cuarentena y ponerle un freno a la sobrecarga laboral provocada, en muchos casos, por la modalidad de trabajo virtual.

Mediante videoconferencia entre los gremios docentes y el Ministro de Educación Nicolás Trota, se dictamino mejoras para los docentes que la virtualidad les ha extendido su jornada laboral. Además, el acuerdo plantea la novedosa definición de “derecho a la desconexión digital” y, entre otros puntos, compromete al Ministerio de Educación a colaborar con material tecnológico para la educación a distancia.
El objetivo fue regular la actividad a distancia a través del teletrabajo y el uso de herramientas digitales que alteraron los horarios de trabajo de los maestros y que, por ello, fue producto de una larga serie de demandas planteadas por los gremios desde que se puso en marcha la cuarentena.
La reconversión de las rutinas laborales no solo se expresaron en la elaboración de clases con recursos digitales, sino también en la modalidad de correcciones y entrega de informes que generaron un cúmulo de obligaciones que rompieron con el horario de la jornada laboral habitual.
Uno de los puntos más relevantes es la incorporación del concepto de “derecho a la desconexión”, un tema que está en carpeta dentro de la Cámara de Diputados y que refiere a la regulación sobre el teletrabajo.
Esto se vincula también con el respecto por el derecho a la intimidad incluido en el acuerdo paritario, y que alude a la preservación de los datos que surgen de los dispositivos digitales y redes sociales, así como también a la exposición que los maestros hacen de su intimidad en el momento en que dictan clases desde sus hogares.
La Paritaria sobre Condiciones Laborales fue firmada luego de una reunión por videoconferencia entre los ministros de Educación, Nicolás Trotta; el de Trabajo, Claudio Moroni; y los representantes de Ctera y los privados de Sadop. La salvedad fueron la Unión de Docentes Argentinos (UDA), la Confederación de Educadores Argentinos (CEA) y los técnicos de AMET, que se abstuvieron de tomar una decisión hasta no consultarlo con las bases.
El temario se basó en una reunión anterior en la que Ctera planteó una docena puntos que abarcaron tanto el tema de las condiciones de trabajo como cuestiones de infraestructura, salariales y de formación docente. Por ello, su firma fue interpretada por el gremio como “un triunfo”.
Esto trastoca sus horarios de descanso y los expone a un contexto full time con jornadas que llegan a diez o doce horas de atención a alumnos, madres o padres y directivos.
El acuerdo incluyó un punto sobre el eventual retorno de clases. Se acordó que el tema deberá resolverse según las jurisdicciones y con consenso de los trabajadores. El documento firmado también indica que para el reinicio de las actividades presenciales “deberán tomarse los recaudos necesarios para que las condiciones de salubridad e higiene de los establecimientos educativos sean las adecuadas”.
Entre los puntos principales presentados por Ctera se encuentran; reconocer formalmente toda la labor en cuarentena como “trabajo docente en contexto virtual no presencial” dictado en ámbitos fuera de la institución educativa, respetar un tiempo laboral equivalente a la carga horaria que determina el cargo, sin tener que sobrecargarla en virtud de la excepcionalidad del formato de trabajo.” Es decir, que los maestros no trabajen más tiempo del que lo hacen en las escuelas.
Garantizar la cobertura de riesgo de trabajo en casos de accidente y enfermedades y ampliar las acciones de formación docente con participación de las organizaciones sindicales.
Vale mencionar, que el ministro Trotta había anticipado que su cartera incluirá a los maestros en el relanzamiento del Plan Conectar Igualdad con la entrega de computadores y que, a la vez, el Banco Nación abrirá una línea de crédito para que los trabajadores de la educación puedan adquirir un nuevo ordenador.
La entrada en vigencia de estos puntos es inmediata y los pormenores serán notificados por los gobiernos provinciales en las próximas horas. También se acordó una nueva reunión para dentro de treinta días a fin de supervisar en ese tiempo la aplicación del acuerdo.
Una vez resuelta esta serie de regulaciones, los gremios anticiparon que el próximo paso planteado a las autoridades nacionales fue la “convocatoria a una comisión técnica salarial” para discutir una reactualización necesaria producto de la crisis económica desatada tras la pandemia.
En este sentido, Pedro Ponce, Concejero escolar de Lomas de Zamora e integrante de La Violeta, aseguró que “el ministerio de educación la ha reconocido el esfuerzo que hacen los docentes y las dificultades de los docentes y alumnos que están atravesando”. Por lo que no descartó que sea una base para “para futuras situaciones en la presencialidad”.
A su vez, dejó en claro que “si bien en la docencia se estaba impulsando fuertemente la apropiación de la nueva tecnología para poder establecer mejores estrategias o como recurso para poder trabajar, esto nos empujó en un tobogán de hacer las cosas que antes había bastante reticencia a hacerlas”.
“Estamos en una situación donde a muchos de nuestros estudiantes y compañeros docentes se les hace dificultoso poder tener acceso a la tecnología”. Pero el problema era doble, por lo que agregó que “los que pudieran hacer contacto con estudiantes con las nueva tecnologías encontraron con una sobrecarga laboral que rompía los horarios establecidos”.
Esto se traduce en que los docentes recibían llamadas y estaban atentos a los alumnos a cualquier hora del día. “Decía una maestra de primaria Juancito me llama a la noche porque el padre se queda a la noche con el celular, y en el celular donde le mandan la tarea es el celular del padre”, explicó Ponce.
En esta línea, completó que “para poder resolver el tema de las tareas, las consignas y los encuentros también generó preocupaciones porque es como que estás todo el día metido en la escuela, ya no estás en el hogar, por lo que esto ha sido una sobrecarga laboral muy grande”.
Sin embargo, no dudó en afirmar que “estamos alerta no transformar la industria de la tecnología para justificar que haya una modalidad de educación a distancia sino pensarla solamente como una cuestión excepcional y como recurso, no como modalidad porque ya enseguida a unos se les prende la lamparita de los negocios y creen que esto va a terminar en un gran negocio de plataformas educativas”.
Además, dejó en claro que “los recursos tecnológicos son recursos, el cara a cara es irremplazable, la escuela es irremplazable, al menos para el sentido de la educación que se piensa con una perspectiva de soberanía educativa”
En retrospectiva, el militante comunista criticó al ex ministro de educación bonaerenese Gabriel Sánchez Zinny, por ser “uno de los empresarios más grandes de software educativo” y afirmó que “no cabe duda que hubieran transformado todo esto en un negocio”.