La dura vida en San Miguel

Sindicales y Territorio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

LA CRISIS EN EL CONURBANO -  La localidad acusó una inflación que duplicó la media nacional. Cómo se vive eso en las calles.

 “Acá el trueque volvió a aparecer y con mucha fuerza”, destacó el integrante de la conducción de PC de San Miguel, Jorge Galano, a la hora de referirse a los datos de la inflación de julio que, de acuerdo al Indec, coloca a este partido entre aquellos donde la carestía golpeó más duro.

Es que la inflación en el caso de San Miguel trepó durante el pasado mes al 6,36 por ciento, lo que lleva a que en el municipio que administra el alfil del ministro Joaquín de La Torre, el intendente Jaime Méndez, una familia tipo precisó casi 19 mil pesos para que sus integrantes estén por encima de la línea de la pobreza.

Vale recordar que de acuerdo al Indec, el índice de inflación promedio correspondiente a julio, se ubicó en el 3,1 por ciento, esto es alrededor de la mitad que el padecido por los moradores de San Miguel.

Pero esto no es todo. Según el Centro de Economía Política (Cepa), la Canasta básica alimentaria asciende a casi 7.964 pesos, mientras que la canasta total está en 18.860, lo que representa -en ambos casos-, un incremento de cerca del siete por ciento respeto de junio.

El Cepa también advierte que de las 37 variedades que releva, experimentaron aumentos y que la suba de los precios de alimentarios básicos es generalizada y contundente.

 

Tierra arrasada

 

Galano, tras pedir “tener en cuenta que el distrito de San Miguel es prácticamente un dormitorio y no tiene fábricas prácticamente” y destacar que allí hay “un polo comercial muy importante con todas las dificultades que acusa el comercio”, expresó: “con la suba muy grande de tarifas y la caída de las ventas muchos negocios han cerrado”.

“Muchísima gente se queda sin trabajo”, acusó el comunista y agregó que, además, “los dueños de los comercios, que son capas medias de la comunidad, al caerse sus ingresos han recortado todo lo que sea changas, con las que mucha gente se maneja acá”.

En ese sentido, ilustró que en San Miguel “pasa gente pidiéndote podar un árbol o cortar el césped”. Le sumó: “a diario pasan cinco o seis jardineros distintos”. Y remató “la parte de construcción y reformas está prácticamente parada”.

Sin embargo, apuntó que lo referido a la organización popular para paliar la situación “acá está surgiendo”. Especificó que  “los comedores funcionan como pueden” porque “en el territorio los movimientos sociales a eso lo han manejado siempre”. “El trueque volvió a aparecer y con mucha fuerza”, remarcó y adujo: “son todos síntomas de la crisis que está atravesando nuestro país”.

“La gente está muy mal”, consideró y manifestó que en su distrito “no hay gente caminando por la calle”. “El centro comercial puede funcionar hasta el día 10 de cada mes, después desaparece todo el mundo”, dijo y repuso: “con los bancos pasa exactamente lo mismo”.