Liquidando derechos

Sindicales y Territorio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Fue desvinculado el funcionario de Triaca que desarticuló el programa Asistir, Omar Nills Yasin. Se trataba de una iniciativa de patrocinio legal gratuito para defender trabajadores que lo necesitasen.

De a poco se profundiza la “limpieza” de funcionarios del ex Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, en la ahora Secretaría de Trabajo. Ahora el que tuvo que dejar su lugar fue el Director de Relaciones del Trabajo, y del SECLO, Omar Nills Yasin, la cara visible de la destrucción del programa Asistir.

Yasin, y todo su equipo de trabajo, dejaron sus cargos a pedido de Lucas Fernández Aparicio, flamante Secretario de Trabajo.

En marzo de 2016, el ex funcionario fue el responsable de más de veinte despidos de abogados laboralistas que tenían entre diez y más de veinte años de antigüedad en el organismo y se encargaban de defender trabajadores despedidos a través del Asistir.

El nuevo  Director de Relaciones del Trabajo será Federico Canedi, un funcionario que llega luego de tener un paso como director NOA del Ministerio de Trabajo.

Para el abogado laboralista del PC, Hugo Mir, “este gobierno es enemigo de la clase trabajadora, que antes el trabajo este encuadrado en un Ministerio y hoy sea una Secretaria lo demuestra, agregándole que perdió el alcance que tenía de seguridad social”.

En este sentido, Mir repudió el despido de los abogados laboralistas y de la destrucción del programa y aseguró que “estaba saturado con la avalancha de cierre de comercios y  negocios, que ocasionó el despido de muchísimos trabajadores. Esto se ve en la destrucción de los departamentos del ex Ministerio, que es la importancia que este infame gobierno de derecha le da al trabajo”, sostuvo el abogado laboralista.

Cabe recalcar, que desde que asumió Mauricio Macri, hasta el día de la fecha se produjeron más de 500 mil despidos en todo el país, solo calculando el trabajo formal. Por otro lado, las jubilaciones y los salarios son peores que en el 2001, si tomamos en cuenta el poder adquisitivo.

Ante esto, Mir aseveró que “si los salarios se aumentan en pesos, y las tarifas y el combustible en dólares, es un absoluto negocio de los monopolios en cada rubro cuyos representantes están en el gobierno, eso sumado a la apertura indiscriminada de las importaciones”.