Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

25
Jue, Abr
88 New Articles

Cultura
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

“La AGC nos pide normas que no podemos cumplir”, alertó Fabián Matus, hijo de la popular artista que sostiene la casa de San Telmo.

La cultura está en una situación de crisis producto de la devaluación, los incesantes tarifazos y la escalada de la inflación que impone el gobierno de Mauricio Macri. Estas medidas afectan al consumo interno y ponen en peligro a todas las expresiones artísticas.

Pero no solo atacan desde lo económico, sino que desde la Agencia Gubernamental de Control (AGC) le exigen a los espacios que cumplan con normas edilicias que requieren un capital irrisorio para organismos sin fines de lucro.

Es por eso que muchos centros culturales han sido cerrados y ahora la Fundación Mercedes Sosa está en peligro debido a las diversas pautas que la obligan a cumplir para hacer eventos. La casa ubicada en San Telmo es ícono en Buenos Aires y allí se realizan actividades como cursos, seminarios, exposiciones y conferencias.

Y el abandono estatal provocó este lunes el corte de luz en el emblemático Cine Gaumont por falta de pago, situación que llevó al histórico de Congreso a cerrar sus puertas durante la mañana. Ante esto, Ate-Incaa denunció en un comunicado la desidia de las autoridades que no invierten y están llevando al único cine que realiza proyecciones argentinas a una situación crítica.

Ni consumo, ni subsidios

Esto se enmarca en un contexto de crisis transversal a los espacios culturales de Capital Federal, por ejemplo en los teatros, la comparación de Julio de este año respecto al mismo mes de 2014-cuando se juega el Mundial de fútbol donde baja el consumo cultural- la caída del sector es de un 11 por ciento. Y el deterioro de la actividad entre junio de 2017 en comparación con el mes pasado alcanza un 27 por ciento.

Pero no solo se depende del consumo, ya que se reciben subsidios del estado y en esa faceta también la pérdida es notoria. Proteatro pasó de destinar 45 millones de pesos a 34 en este último año y además desde la asociación Artei denuncian que la demora en el cobro de los subsidios es un factor que dificulta la producción de contenidos.

Al respecto, Fabián Matus, el hijo de Mercedes Sosa remarcó que “nosotros presentamos un proyecto a la Comisión Nacional de Patrimonio histórico y no lo aceptan”. Asimismo resaltó: “al no darnos la autorización, no podemos cumplir con lo que pide la AGC entonces no tenemos la posibilidad de hacer eventos”.

“El aumento de tarifas también aporta a este problema, pero cuando cae un inspector no podes hacer actividades, por ende no podes sostener la Fundación”, recalcó Matus.

Por otro lado alertó sobre la situación de los espacios culturales: “esto coincide con que en el primer semestre del año han cerrado muchos lugares por instancias similares a la que nos toca enfrentar”.

“Queremos seguir abiertos para sostener nuestras instancias culturales y promover los valores de Mercedes”, enfatizó.