Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

14
Dom, Abr
72 New Articles

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Se cumplen dos mil días desde que fuera apresada Milagro Sala. Por tal motivo hoy comienza un acampe en Plaza de Mayo.

Al cumplirse dos mil días desde que fue apresada Milagro Sala, la Túpac Amaru comenzó hoy una campe en Plaza de Mayo de la Ciudad de Buenos Aires, en el que participan diversas organizaciones sociales, sindicales, de derechos humanos y políticas que integran el Frente de Todos.
Se espera que el acampe por el que se exige que deje de haber presos políticos en Argentina, se sostenga hasta el 9 de julio, Se trata de un acto similar que el domingo pasado y por el mismo motivo y tuvo lugar en París, frente a la torre Eiffel.
Desde la Tupac Amaru se aclaró que el acampe no es una manifestación “contra nuestro gobierno”, pero se pidió que el ejecutivo nacional “tenga más carácter, decisión y fortaleza, que de hecho se la dio el 48 por ciento de los votos y una militancia que resistió durante cuatro años contra el neoliberalismo, para tomar las decisiones estratégicas que tiene que tomar”.
Vale recordar que el 16 de enero de 2016, el gobernador Gerardo Morales ordenó que se detenga a Milagro Sala, por medio de una orden que ejecutó su ministro de Seguridad, Ekel Meyer, que poco después fue designado como integrante del Supremo Tribunal de Justicia de Jujuy.
Por otro lado, el viernes 2 de julio, se llevó a cabo una nueva edición del Jallalla Mujeres, que bajo la modalidad virtual exigió la libertad de Milagro Sala.
Del encuentro participaron funcionarias, legisladoras nacionales y provinciales, miembros de organismos de derechos humanos, referentes de partidos políticos, organizaciones sociales y gremiales, entre otras.
Entre ellas estuvo Elizabeth Gómez Alcorta, quien fuera defensora de Milagro Sala. “Milagro es una presa política”, recalcó quien es actualmente ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación.
También por estos días, la agrupación Justicia Legítima pidió la libertad de la dirigente social que, recalcó, es una presa política. “La libertad de Milagro no sólo es un acto de Justicia” ya que es “una reivindicación de sus luchas y de sus derechos que fueron negados solo porque el camino a su condena debía estar libre de obstáculos”.