Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

14
Dom, Abr
71 New Articles

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La Ladh denunció la criminalización que padece el presidente de la Coordinadora por los Derechos y la Justicia que tiene su sede en la ciudad de Monte Caseros, en la provincia de Corrientes.

La Liga Argentina por los Derechos Humanos (Ladh), denunció la criminalización que padece el abogado defensor, Guillermo Galantini, que es el presidente de la Coordinadora por los Derechos y la Justicia (Codeju) que tiene su sede en la ciudad de Monte Caseros, en la provincia de Corrientes.

El 23 de noviembre de 2021, Galantini y otros miembros de Codeju fueron detenidos violentamente por personal de  la Policía de Corrientes en la ruta provincial 129, en el Paraje Paso Vallejos, en la zona de acceso a la localidad de Monte Caseros, cuando acompañaban solidariamente el reclamo de justicia frente al desalojo violento que sufría la familia Almeyda.

Esta familia vivió en esas tierras durante más de medio siglo hasta su desalojo y trabajó para que sus derechos legítimos de posesión pacifica fueran respetados por el Poder Judicial.

En esa oportunidad, Codeju se hizo presente en el lugar para ejercer de mediador y abogar por las familias que corrían riesgo de ser desalojadas y, en este contexto, Galantini y su hijo Galileo fueron detenidos en el marco de una violenta represión policial que se desató contra la familia desalojada.

Finalmente la policía sacó por la fuerza a las familias desalojadas de sus casas, aterrorizándolas y gritándolas, rompiendo sus pertenencias y arrojando sus muebles a la banquina de la ruta. La policía también atacó directamente a las familias desalojadas presentes, incluidos los niños y las personas discapacitadas. El desalojo fue violento y represivo. No se contó con la presencia de trabajadores sociales, psicólogos o cualquier otro personal para atender a estas familias. Asimismo, no se les ofreció una alternativa habitacional, por lo que, tras el desalojo, se quedaron sin hogar. La policía también utilizó la fuerza contra Guillermo Galantini, que fue golpeado en la cabeza, uno de los ojos y el torso.

Galantini, su hijo y las otras dos personas detenidas esa vez, fueron trasladados y detenidos en la comisaría de Monte Caseros donde fueron retenidos durante más de 24 horas sin ser informados de los motivos de su detención.