Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

16
Dom, Jun
82 New Articles

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Una esquina de Lomas de Zamora pasó a designarse con el nombre de este militante del Partido Comunista que fue secuestrado y desaparecido durante mayo de 1977.

La intersección de las calles Colombres y Catalina Rodríguez de la localidad bonaerense de Lomas de Zamora, fueron el escenario de un sentido homenaje a Luis Cervera Novo, con cuyo nombre pasó a denominarse esa esquina.

El acto forma parte de la implementación del proyecto Esquinas por la Memoria, por la que se vienen señalizando diferentes intersecciones lomenses con nombres de personas que fueron secuestradas y desaparecidas durante la última dictadura.

La iniciativa que comenzó a desarrollarse hace cinco años, surgió a partir de un proyecto en el que, entre otros, trabajó la Secretaría de Derechos Humanos de Suteba y que en abril pasado fue objeto de un reconocimiento por parte del Concejo Deliberante.

Las esquinas elegidas para la señalización, están vinculadas a lugares que se identifican con la persona homenajeada. Así, en este caso, la intersección elegida está a pocos metros de donde viviera Cervera Novo, quien fue militante del Partido Comunista detenido durante mayo de 1977 y que, desde entonces, está desaparecido.

Por tal motivo se hicieron presentes en el lugar representantes del ejecutivo y el deliberativo comunal, así como del Observatorio de la Enseñanza de la Historia y de los Derechos Humanos del Isfd 103, Suteba Lomas, Los Andes tiene Memoria, Hijos, el PC, La Fede y el MTL, entre ellos el consejero escolar Pedro Ponce quien se dirigió a los presentes para recordar a Cervera Novo cuya “lucha y su ideas siguen vivas en las nuestras”.

Cervera Novo tenía cincuenta años y había nacido en España, estaba casado, tenía hijos y trabajaba como corredor de comercio.

En mayo de 1977 fue secuestrado por un operativo montado en el contexto del Plan Cóndor, cuando salía de una reunión que acababa de llevarse a cabo en la sede del PC de la calle Callao al 200 en la ciudad de Buenos Aires.

Ahí una banda integrada por miembros de la Dirección de Inteligencia Nacional de Chile y el Ejército Argentino lo interceptó y secuestró junto a Juan Arano, Isidro Gómez y Carmen Román que también siguen desaparecidos, y Juan Carlos Comínguez, Miguel Lamotta y Miguel Prado que después fueron liberados.