Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

19
Mié, Jun
90 New Articles

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Estuvo la Liga Argentina por los Derechos Humanos y recalcó que “el derecho a la vivienda digna es indispensable”, ya que “es base de muchos otros derechos humanos, culturales, económicos y políticos que tenemos”.

La Liga Argentina por los Derechos Humanos (Ladh), insistió con que “el derecho a la vivienda digna es indispensable”, ya que “es base de muchos otros derechos humanos, culturales, económicos y políticos que tenemos”, por lo que “seguimos en pie de lucha, creando estrategias de solidaridad y de resistencia comunitaria, organizada, desde la ternura también”.

Lo hizo tras participar en un encuentro que tuvo lugar en la Casa Santa Cruz 140, junto a las familias que habitan ahí desde hace más de quince años, cuando recuperaron el edificio de la que fuera una fábrica abandonada y con trabajo y cariño edificaron sus hogares en los que se consolidaron familias.

Pero la Casa Santa Cruz 140, también se convirtió en un emblema de resistencia a los intentos de desalojo que se potenciaron de la mano de las gestiones de Mauricio Macri en la Ciudad y se profundizaron con su sucesor, Horacio Rodríguez Larreta.

“El Hogar es una trinchera de la defensa de los derechos y sus habitantes siguen resistiendo, al igual que muchas otras familias que recuperaron casas o fábricas abandonadas que eran verdaderos basurales”, sostuvo la Ladh, que recordó que la Ciudad de Buenos Aires se convirtió en un territorio en el que cientos de casas abandonadas y tapiadas coexisten con miles de personas que se ven forzadas a dormir en la calle.

Por lo que volvió a demandar que se establezcan estrategias para garantizar que haya viviendas dignas para todos y apuntó a la especulación inmobiliaria fomentada por la Gestión PRO, como parte central del problema.

La semana pasada, la Asociación Inquilinos Agrupados (AIA) presentó en la Legislatura de la Ciudad un proyecto de ley que propone que las viviendas de esta jurisdicción que permanezcan vacías por más de tres meses consecutivos ingresen “de forma obligatoria” a un sistema de alquiler protegido con un precio equivalente aluno por ciento del valor fiscal de la propiedad.

Los datos que aporta la AIA son contundentes, ya que dan cuenta que casi una de cada diez viviendas de la Ciudad, permanece sin ocupar y la mayoría de ellas está en barrios como Puerto Madero, Palermo y Recoleta.