Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

22
Sáb, Jun
87 New Articles

País
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

 Jóvenes comunistas de todo el mundo se pronunciaron sobre la situación que pone al desnudo la Covid-19.

La Fede junto a más de cincuenta organizaciones comunistas y obreras juveniles e diferentes lugares del planeta, suscribió una declaración en la que se fija postura respecto a la situación que desnuda la pandemia de Covod-19.
La Declaración exige que se refuercen los sistemas públicos de acceso universal de salud, en cada país y por medio de financiamiento estatal, “para fortalecer inmediatamente los esfuerzos del personal médico y de enfermería”.
También que “se proporcione gratis, a todas las personas, medios de protección necesarios como mascarillas faciales, guantes médicos y gel desinfectante de manos”, así como que se protejan los derechos laborales de los trabajadores.
Por eso resalta que es preciso que la pandemia no sea excusa para que se perpetren despidos y reducción salarial ni para que se avance en la restricción de los derechos democráticos. Y que se adopten “todas las medidas necesarias para proteger la salud y la vida de los pueblos”.
Además reclama que se acabe con “todas las sanciones y medidas de bloqueo económico que, en esta situación, son aún más injustas y criminales y dificultan a la vida de los países afectados”.
De ahí que haga hincapié en que el rechazo de “las intervenciones imperialistas y ejercicios militares, como los de la Otan” y exija que los recursos que se destinan a esos fines, vayan a “apoyar las necesidades de los pueblos, como por ejemplo la financiación de los sistemas públicos de salud y seguridad social”.

Contexto

“Mientras que en todos los rincones del mundo miles de personas contraen la enfermedad Covid-19 y lamentablemente incluso fallecen a causa de ella, la realidad para los pueblos, los trabajadores y la juventud sigue siendo implacable”, recalca.
En este sentido, recuerda que el sistema público de salud, “incluido el de algunos países capitalistas fuertes, se muestra ´desnudo´ y con numerosas carencias, con políticas que actúan en favor de la privatización de la sanidad, en favor de las ganancias capitalistas”, lo que lleva a que “las vidas de cientos de miles de personas estén en peligro”.
Asimismo, denuncia que en este contexto, “millones de trabajadores ya han perdido su trabajo, han visto reducido su salario y ´flexibilizada´ su jornada laboral, y esta situación se agravará durante el próximo periodo”, algo que no responde a las urgencias provocadas por la pandemia, sino a que “los capitalistas, una vez más, colocan la carga sobre los trabajadores”.
Además, lamenta que los esfuerzos científicos por encontrar la vacuna contra la Covid-19 sean “objeto de conflictos entre los imperialistas”, ya que “la anarquía en la producción capitalista impide satisfacer las necesidades humanas básicas” como esta.
La declaración destaca y agradece a los trabajadores del sector sanitario “que están librando esta batalla, enfrentando grandes dificultades”, al tiempo que hace pública la solidaridad con los afectados por la pandemia y destaca a los Estados que llevan a cabo acciones de solidaridad con los países más afectados. En este sentido, cita la actitud de la República Popular China, Cuba y Rusia.
También destaca que las organizaciones firmantes “luchamos contra la Covid-19, pero al mismo tiempo, contra la injusticia y contra los que utilizan el virus para que aumente la injusticia”.
Y recalca: “luchamos contra un sistema mundial, el capitalismo, que ya colocó la carga de la crisis económica capitalista sobre los trabajadores y la juventud y ahora nos pide que paguemos de nuevo”.
Pero, asimismo, “contra la política antipopular que socava las grandes capacidades científicas y tecnológicas que existen y que pueden utilizarse en favor de la salud, el bienestar y la paz para los pueblos”.
Tras lo que sostiene que “se demuestra, una vez más, que el socialismo es necesario y tiene plena vigencia, ya que puede garantizar la atención primaria y la prevención, los hospitales, el personal médico y de enfermería, los medicamentos, los laboratorios y los análisis; en definitiva, es capaz de satisfacer las necesidades y los derechos de la población”.
Además de la Fede, entre los que suscriben la Declaración están sus pares de Bolivia, Ecuador, El Salvador, Grecia, Palestina, Paraguay, Francia, Alemania, Suecia, Brasil, Perú, Rusia, Bangladés, Canadá, EE.UU., España
Colectivos de Jóvenes Comunistas, España, Honduras. India, Irán, Irlanda, Israel, Portugal, Rumanía y Venezuela.