Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

22
Sáb, Jun
87 New Articles

País
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires incumple la cautelar judicial que dictó el juez Andrés Gallardo que lo obliga a brindar elementos tecnológicos y conectividad para familias de barrios populares con escasos recursos.

“No hay ninguna intención de dar una respuesta por parte de la ciudad” sostuvo el responsable político del PC Villa 31, Martín Penalva, al repudiar la decisión de Horacio Rodríguez Larreta que recusó al juez Andrés Gallardo quien, a principios de junio, ordenó que el Gobierno de la Ciudad entregue a todos los estudiantes en condición de vulnerabilidad social, un dispositivo que le permita continuar con la educación a distancia.
La disposición judicial obligaba al ejecutivo de la Ciudad a instalar antenas que provean WiFi en todas las villas y asentamientos de su jurisdicción, así como telefonía móvil con datos a los estudiantes de primaria que los precisen para garantizar su educación en el contexto de las restricciones que impone la pandemia.
La decisión de Gallardo alcanza a alumnos que viven en las villas 31 y 31 bis-Padre Carlos Mugica, 21-24, 17, 15, 6, 26, 13 bis, 20, 16, 19, 1-11-14-Padre Ricciardelli, 3-Barrio Fátima-Villa Calacita, Los Piletones, Rodrigo Bueno, Saldías, Bartolomé Mitre, El Triángulo, Lamadrid, Pedro Luján, Magaldi, El Pueblito, Los Pinos, Portela, Scapino, Bermejo 1 y 2, María Auxiliadora, Barrio Obrero, Hubac, San Pablo, Biarritz, La Carbonilla, Fraga-Playón de Chacarita, Paredón Lacroze, Barrio San Martín, La Esperanza, Zavaleta y Avenida del Trabajo.
En este sentido, el secretario del PC Villa 31 aseguró que el gobierno de la ciudad niega “sistemáticamente los derechos a los sectores populares”, tras lo que al referirse al dictamen judicial que Larreta no tiene intenciones de llevar a cabo, Penalva remarcó que “estamos acostumbrados a que la única vía en la que el gobierno de la Larreta garantice derechos a través de la judicial, aunque este ni siquiera sea el caso”.
A su vez, contó que “el gobierno de la ciudad abrió un sitio para que se inscriban las familias que no tienen acceso a un dispositivo tecnológico, y donde si cumplen ciertos requisitos, el gobierno les entrega algún dispositivo”. Sin embargo, dejó en claro que “en la práctica ninguna de las personas que se inscriben tienen una respuesta”.
Esto se suma a otras intervenciones judiciales que, durante el último tiempo, instaron al ejecutivo de la Ciudad a garantizar vacantes escolares, el acceso al agua corriente y energía, ente otras. “En la 31 también hay un proceso judicial por el tema de la urbanización y el acceso a la vivienda digna” recordó Penalva.
Asimismo, planteó que “la suspensión de las clases era necesaria porque es la única forma de mantener el distanciamiento social, pero para eso es necesario garantizar el acceso la educación en condiciones igualitarias”.
Siguiendo esta línea, remarcó que “hay familias en los barrios populares que no tienen computadora y los chicos utilizan los dispositivos de los padres que en ocasiones se los tienen que llevar al trabajo y los tienen que compartir entre hermanos”.
“Desde las organizaciones del barrio seguimos exigiendo que se deben garantizar los dispositivos ya sea mediante una tablet o una netbook”, expresó el responsable político del PC Villa 31. Esto sumado a la conectividad, por lo que Penalva resaltó que “si las familias no tienen acceso a internet no tienen sentido”.
Un ejemplo de ello se da en que muchas familias tienen planes de internet por tarjeta, y por ejemplo una clase por zoom implica acabar el crédito de una tarjeta entera.
Ante esto, el gobierno porteño ha puesto antenas de wifi en las plazas, de las cuales muchas no funcionan. En este contexto, Penalva hizo hinca pie en que “es insuficiente porque si te dicen que te quedes en tu casa los chicos no pueden ir a la plaza donde está la antena a hacer la tarea”.
Otra de las exigencias si no se puede llevar a cabo la conectividad, según Penalva, es que “el estado se entregue chips si no pueden liberar el acceso a internet”.
Por otro lado, destacó el trabajo que las organizaciones sociales y políticas vienen realizando “ayudando a las familias contactándose con las escuelas donde acuden los chicos que no tienen una conectividad, y así buscar una alternativa ya sea por whats app o accediendo a las plataformas y llevándoles impresos los contenidos”.
Para finalizar, resaltó que “venimos acompañando la campaña de La Violeta en UTE respecto del acceso a dispositivos y conectividad, más la cuestión alimentaria que con las organizaciones sociales venimos articulando en el territorio”.