Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

16
Dom, Jun
82 New Articles

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Para el ministro de Salud Daniel Gollán es muy difícil el regreso a las aulas antes de fin de año en el Área Metropolitana de Buenos Aires.

Daniel Gollán, ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, manifestó que es “muy difícil” pensar en el retorno de las clases presenciales antes de fin de año en el Amba, ante el crecimiento de casos de Coronavirus que tuvo lugar durante las últimas semanas.
Asimismo el funcionario no descartó la posibilidad de una marcha atrás en la fase actual del Aislamiento, Social, Preventivo y Obligatorio. “Es probable que la decisión de endurecer la cuarentena pueda tomarse hacia el 2 de agosto”, dijo el titular de la cartera sanitaria.
Pero, al menos por ahora, esta idea quedó dentro de un paréntesis tras la reunión que tuvieron ayer en La Plata el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.
Ahí, ambos mandatarios acordaron "seguir monitoreando" la evolución de la curva de casos hasta el viernes, y después definir en qué fase sigue la cuarentena, algo que esperan hacer junto al presidente Alberto Fernández.
Así las cosas, Gollán enfatizó que “la vuelta masiva de cientos de miles de estudiantes es un tema que hay que analizarlo con mucho cuidado” ya que, recordó, “el virus va a intentar reproducirse siempre y lo único que se puede hacer si no se tiene una vacuna, es cortar la progresión en los contactos para mitigar el nivel de contagios y que no sucedan todos juntos”.
Y en cuanto a la posibilidad de endurecer la cuarentena ante la ocupación de camas de terapia intensiva (UTI), recalcó que “si vemos que se empieza a acelerar en forma preocupante la ocupación de camas de terapia, va a ser indicador para que tomemos una medida, pero no podemos esperar a que eso llegue al noventa por ciento, porque después hay un efecto inercial que dura un mes”.
Por eso, hizo hincapié en que es preciso “cortar cuando se vea que estamos en un tope que estamos definiendo y que seguramente no va a ser superior al 75 por ciento”.
Ante un escenario que registra el aumento de casos de covid-19, la vuelta al dictado de clases presenciales parece alejarse. En ese sentido, desde la CTA de la Provincia de Buenos Aires, Pedro Ponce recalcó que “la vuelta va a ser dificultosa” y tras recordar que el titular de Suteba, Roberto Baradel, señaló que la vuelta debería darse cuando esté disponible la vacuna, “hay que pensar un regreso con condiciones que garanticen una escuela segura”.
Ponce añadió que “hay alternativas que se estuvieron estudiando -considerando la heterogeneidad de la Provincia- y según lo epidemiológico hay que ver en qué lugares se puede volver a las clases, pero en principio es muy difícil, los docentes planteamos un regreso seguro”.
Vale recordar que el sistema de educación pública en Buenos Aires se encuentra golpeada tras la gestión de María Eugenia Vidal, algo que Suteba tiene presente. “En el marco de la paritaria nacional logramos acordar un protocolo de higiene y seguridad, pero sin dudas será complicado ya que la crisis social que dejó Vidal, sumado a la pandemia, retrasó todas las prioridades que se fijaron en un momento”, sostuvo Ponce y destacó que “en esas prioridades están las escuelas que necesitan muchas inversiones que no están”.
Es así que resaltó que, “si esto no se resuelve, vamos a estar muy complicados”, ya que “la única plata que hay es la que se emite, pero no se puede estar toda la vida así y hay que tomar definiciones políticas que están en el mandato mismo del Frente de Todos cuando derrotó al macrismo, con la independencia económica y la soberanía. Qué hacemos con el comercio exterior, con Vicentín, con Edesur. Esas medidas se tienen que tomar y hay que construir las mayorías para ello”.
A la situación que dejó Cambiemos, se le suma la pandemia, que según Ponce “desnudó la necesidad de que haya Wifi como derecho, de la necesidad del acceso a los estudiantes y los docentes a las nuevas tecnologías: todo eso lo tenemos que poner en agenda ya que si eso queda post pandemia, se necesita pensar en las comunicaciones como un derecho”.