Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

22
Mié, May
87 New Articles

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Falleció por Covid-19 un docente de la Ciudad de Buenos Aires. “Es claro que la curva de contagios empezó a elevarse dos semanas después de que comenzaron las clases presenciales”, recalcó Antonella Bianco.

“La muerte del compañero era algo anunciado”, lamentó desde La Violeta, Antonella Bianco, al referirse a la muerte de Jorge Langone, quien era docente de Taller en la Escuela Técnica 13 del Distrito Escolar 21, en Villa Lugano, y falleció el domingo por Covd-19.
La relación entre el contagio del virus que le causó la muerte a Langone y su trabajo fue relativizada por la ministra de Educación de la Ciudad, Soledad Acuña, algo que fue repudiado por Ademys, el gremio donde participaba, desde donde se hizo hincapié en que se trató de “una muerte evitable”, al tiempo que se volvió a cuestionar que se obligue “a docentes y estudiantes a exponerse innecesariamente en contexto de pandemia”.
Por su parte, hoy el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, destacó que todos los trabajadores estatales “tienen que seguir trabajando”, pese al incremento de las cifras diarias de contagios que, en la Ciudad, superan los mil casos, lo que contrasta con el promedio de 750 que se registró durante febrero.
Al respecto desde la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE-Ctera), su titular Eduardo López, alertó sobre el incremento de los contagios que se registran en las escuelas y recordó que “exactamente el 3 de marzo la curva de contagios en la Ciudad deja de caer y empieza subir, justo catorce días del 17 de febrero, la fecha del inicio improvisado del ciclo lectivo”. Y añadió: “ahora intentan flexibilizar los protocolos”.
Hace apenas una semana, la ministra Acuña anticipó que estudia que se avance en la flexibilización de los protocolos que rigen la presencia de alumnos en las escuelas bajo su jurisdicción, así como “aumentar la presencialidad y la cantidad de horas de los chicos en las escuelas”.
Como se recordará, pese a la reticencia de buena parte de la comunidad educativa, en enero Rodríguez Larreta y Acuña anunciaron que las clases presenciales en la Ciudad, comenzarían el 17 de febrero (Ver ¿Primero la escuela? y Larreta apuesta al 17).

Duelo

Así las cosas, desde UTE-Ctera, Antonella Bianco, señaló que la de ayer “fue una jornada de duelo y protesta con abrazos a las escuelas, semaforazos y asambleas de docentes”, al tiempo que recalcó que “vamos a continuar saliendo la calle desde el territorio de las escuelas y con distancia”, ya que “debemos seguir construyendo medidas de fuerza colectiva desde las escuelas”.
Por otra parte, volvió a insistir con que es preciso que se garantice la vacunación de los dicentes y auxiliares para que se pueda implementar la presencialidad en forma segura.
“Larreta apuesta a vacunar al sector mayoritario de sus votantes”, denunció y destacó que “no son los docentes la prioridad para el jefe de Gobierno y esto es algo que ya viene demostrando”. Y fue clara al denunciar que esto “es parte del proyecto político de la derecha en la Ciudad de Buenos Aires para desmantelar el sistema educativo público y lo hacen desde un lugar de descuidado de los docentes y estudiantes”.
Asimismo, denunció que “hay presión desde la gestión para que no se suspenda la presencialidad más allá de los contagios que hay”, algo que habla “del nivel de desprecio que tienen hacia quienes formamos parte del sistema educativo”.
También cuestionó la actitud del ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, quien ante el incremento de contagios de Covid-19, señaló que “las políticas restrictivas deben estar en otros ámbitos para evitar suspender las clases”, presenciales.
“El rol de Ministerio y Trotta como ministro está alineado en este discurso que busca rédito político para las elecciones”, dijo Antonella Bianco y recalcó que “hay un vínculo entre el aumento de la circulación comunitaria del virus y el aumento de la circulación de docentes estudiantes y familias en la calle”, ya que “es claro que la curva de contagios empezó a elevarse dos semanas después de que comenzaron las clases presenciales”.