NOA
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La Cámara de Casación Penal anuló una de las sentencias que pesan sobre la líder de la Tupac Amaru y va saliendo a la luz buena parte del entramado del lawfare que tuvo a Jujuy como su principal laboratorio.

La Sala 4 de la Cámara Federal de Casación Penal hizo lugar a un recurso que fuera presentado por la defensa de Milagro Sala y dispuso que se anule la condena contra la líder de la Túpac Amaru, que el Tribunal Oral Federal (TOF) de Jujuy sentenció durante junio pasado.
Vale recordar que el TOF había determinado una sentencia tres años y medio de prisión por “daño agravado y amenazas coactivas” a raíz de un episodio en el que Gerardo Morales fue escrachado durante 2009.
Vale recordar que, en ese hecho, Milagro Sala no participó y que, en este caso, en 2016, la titular de la Tupac Amaru, ya había sido condenada por “instigadora”. También hay que recalcar que la condena del TOF coincidió con la campaña electoral que acabó con la reelección de Morales.
Ahora, los jueces Javier Carbajo, Ángela Ledesma y Liliana Catucci consideran que se trata de delitos prescriptos, por lo que resolvieron que se envíe el expediente al Tribunal de Jujuy para que “se dicte una nueva resolución conforme a derecho”.
De esta manera comienza a caerse otra de las causas judiciales impulsadas por Morales con el objetivo de meter presa a Milagro Sala y desarticular todo lo que venía haciendo la Tupac Amaru en Jujuy.
Así las cosas, poco a poco, va saliendo a la luz buena parte del entramado del lawfare que tuvo a Jujuy como su principal laboratorio y al gobernador Morales como uno de sus protagonistas fundamentales.