Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

26
Dom, May
87 New Articles

País
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Partió quien fuera un destacado dirigente ferroviario y de la Mesa Coordinadora Nacional de Organizaciones de Jubilados y Pensionados, así como un dirigente del PC que supo asumir tareas de profunda responsabilidad durante la última dictadura.

Falleció a los 94 años Enrique Gigena, quien durante más de siete décadas militó en las filas del Partido Comunista, donde se destacó al hacerse cargo de diferentes tareas dirigenciales durante años de terrible persecución, pero también en responsabilidades en el frente sindical, primero como trabajador ferroviario y después en la Mesa Coordinadora Nacional de Organizaciones de Jubilados y Pensionados, Filial Rosario.

Gigena nació el 15 de Julio de 1927 en el barrio Ludueña de la ciudad de Rosario y tras recibirse en una escuela técnica donde aprendió el oficio de tornero, entró a trabajar en una empresa metalúrgica y, una década después, en los talleres ferroviarios de Pérez. Y, durante 1951, se afilió al Partido Comunista.

Corría 1969 cuando como dirigente de la Unión Ferroviaria encabezo una huelga y movilización del taller ubicado en Pérez, conflicto que tendría continuidad y se convertiría en un eslabón clave de la lucha que iba engendrar el Segundo Rosariazo, durante septiembre de ese año.

Ya durante la última dictadura fue inmediatamente cesanteado de su trabajo en Ferrocarriles y, en ese contexto, el Comité Central del Partido Comunista le encomendó la tarea de ser su representante y de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre en Italia.

Fue así que en diciembre de 1977 partió hacia Italia con la tarea de organizar ahí y en España un equipo de trabajo que articulase con otros actores que estaban en el exilio y con los partidos comunistas europeos.

Los años siguientes lo vieron transitar entre Italia y España donde finalmente se radicó. Madrid fue la base desde donde llevó a cabo una tarea incansable para aportar a que se estructure una corriente de solidaridad en varios países de Europa.

Pasado 1983 y ya de vuelta en Argentina, se hizo cargo de tareas de responsabilidad en la Mesa Coordinadora de Jubilados y Pensionados de Rosario desde donde fu protagonista de paradigmáticas luchas como las emprendidas durante la presidencia de Carlos Menem contra el desguazamiento del Pami.

El 31 de agosto de 2017 el Concejo Municipal de Rosario propuso declararlo “Ciudadano Distinguido de la ciudad”, homenaje que recibió por su condición de “luchador incansable por los derechos de los jubilados y por su invaluable aporte a la sociedad rosarina y la región”.

Con Enrique Gigena se fue un luchador de toda la vida, un hombre que siempre supo anteponer la construcción colectiva a cualquier otra cosa, alguien que trabajó en silencio y con mucha perseverancia por un Partido con identidad y coherencia. Un verdadero comunista.