Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

25
Jue, Abr
88 New Articles

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Los dueños de la tierra se oponen al impuesto a las grandes fortunas. “Defienden sus intereses de clase”, recalcó Raúl Toto Galván.

“Ellos defienden sus intereses de clase, por eso es necesario meterle pata para adelante”, recalcó el coordinador de la Unión de Campesinos Poriahjú, Raúl Toto Galván, al salir al cruce del pronunciamiento de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) que, días atrás, fijó su postura en contra de que se aplique un impuesto de emergencia que grave a las grandes fortunas para recaudar fondos públicos, en el contexto de la pandemia del Covid-19.
Cabe citar que la entidad integrante de la Mesa de Enlace, estuvo a la cabeza -a principios de este año- cuando las patronales rurales se opusieron a la actualización de los derechos de exportación.
Y, ahora, volvió a la carga al hacer hincapié en que la iniciativa que se espera debate el Congreso, es “contraproducente para la producción del sector”.
Asimismo, vale aclarar que en base a los datos que manejan quienes elaboran este proyecto, este universo que deberá aportar a la recaudación estatal, está conformado por doce mil personas, que cuentan con un patrimonio ubicado por encima de los tres millones de dólares.
Al respecto Galván, quien también es referente de la Cooperativa de Pequeños Productores del Chaco y el MCL, lejos estuvo de mostrarse sorprendido por la posición de CRA. “No pude ser de otra manera, pensemos que estas personas no tienen problemas en descontarles el treinta por ciento del salario a los trabajadores y, ahora, ni siquiera quieren aportar apenas un porcentaje mínimo”.
De la misma forma, recalcó que “defienden sus intereses de clase”, de ahí que “es preciso avanzar en este proyecto y, con visión política, imponer esta media necesaria, les guste o no les guste a este grupo económico y político que representa CRA”.
Y sin dudarlo sostuvo que “no hay que preguntarles si ellos quieren o no este proyecto, recordemos que no tienen problema en despedir trabajadores, recortarles el salario o sacarles derechos”.
Por lo que, al finalizar, señaló que “hay que tener decisión política y las fuerzas suficientes para imponer este proyecto de ley” tras lo que instó a “no dar tantas vueltas, porque las necesidades de los sectores populares son muchas y se agigantan en este contexto del Coronavirus”.

Proyectos

Mientras tanto, se espera que hoy la vicepresidenta Cristina Fernández reciba a los jefes de las bancadas de senadores del Frente de Todos, José Mayans, y de Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff, como paso previo a la sesión virtual del Senado que tendría lugar el 6 de mayo.
Por su lado, ayer los representantes de los bloques de Diputados se reunieron con el titular de la cámara- Ahí se acordó realizar una sesión, en la que estarían los titulares de bloque en el recinto y el resto de legisladores asistirían de forma virtual.
De este modo quedaría todo listo para que el Congreso se expida sobre los decretos que firmó el presidente Alberto Fernández y, fundamentalmente, debata el proyecto por el que se pretende establecer un tributo único y extraordinario, que alcance a poco más de doce mil personas que tienen ingresos superiores a tres millones de dólares.
La iniciativa busca que el Estado consiga financiamiento para enfrentar la crisis que profundizó la pandemia. Y lo hace en un contexto en el que se registra una drástica caída de la recaudación, como consecuencia del aislamiento social, preventivo y obligatorio que impone el Covid-19.
Durante las semanas iniciales de abril, de acuerdo a un estudio del Monitor Tributario que elabora el Instituto Argentino de Análisis Fiscal, la recaudación tributaria nacional cayó un 28,3 por ciento en términos reales, al tiempo que los ingresos provinciales disminuyeron más de cincuenta por ciento respecto a igual período de 2020.
El impuesto a las grandes fortunas permitiría recaudar tres mil millones y la reestructuración de deuda que está en desarrollo, algo así como 4.500 millones de dólares.
Así las cosas, en una dirección similar se ubica la iniciativa presentada por el senador provincial bonaerense, Francisco Durañona, que si prospera permitirá que se incremente transitoriamente Ingresos Brutos y el Impuesto Inmobiliario a contribuyentes de alto poder contributivo.
También la del gobernador de La Pampa, Sergio Ziliotto, quien avanza con la implementación de un impuesto de emergencia para la banca privada. Para eso envió un proyecto a Diputados que prevé el aumento de emergencia de la alícuota de Ingresos Brutos a la banca privada, del nueve al catorce por ciento, con lo que su provincia espera tener un ingreso de 67 millones de pesos durante seis meses.
El ejecutivo provincial anunció que una parte va a ser coparticipable para los municipios y la restante se destinará créditos subsidiados para las pymes, con lo que se espera aportar a la reactivación de la economía.
Mientras tanto el juez en lo Contencioso Administrativo de Dolores, Antonio Escobar, rechazó una cautelar por la que el diputado bonaerense de Juntos por el Cambio, Luciano Bugallo, pretendió evitar que el municipio de Castelli cobre una “contribución extraordinaria” a los productores rurales, que el ejecutivo espera destinar a financiar que se duplique la capacidad hospitalaria en ese partido bonaerense.