Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

22
Sáb, Jun
87 New Articles

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

“Tienen al gente amontonada esperando el resultado, sin nada para comer, sin agua y sin ningún cuidado”, señaló el Responsable Político del PC de Villa 31, Martín Penalva.

Los testeos llevados a cabo durante el fin de semana, permitieron detectar la presencia de 79 personas con Covid-19, en el parador de Retiro dependiente del Gobierno de la Ciudad, donde el viernes pasado se detectó el caso positivo entre una de las personas que ahí estaban alojadas. El número de contagiados en Villa 31 asciende a 870.
Se trata del Centro de Inclusión Social de Retiro donde tras el control sanitario finalizado el lunes, además de los casos positivos, todavía quedan trece en estudio.
Según informaron desde la cartera sanitaria local, “se determinó el cierre del parador” donde comenzaron tareas de “desinfección integral” tanto en el edificio como en el resto del predio. Este es uno de los 32 paradores que funcionan en la Ciudad, que tienen 2.099 camas, de las que 2.023 están ocupadas.
En este sentido, Martín Penalva, responsable político del PC de Villa 31, señaló que “el un problema está en los traslados y como son los testeos”. Por lo que denunció que “tienen al gente amontonada esperando el resultado, sin nada para comer, sin agua y sin ningún cuidado, y los que tienen que ser traslados lo hacen en colectivo”.
Sin dudarlo, criticó al gobierno de Larreta. “Los traslados deberían ser en ambulancia como en el resto de la capital y se deberían realizar unidad febriles en el barrio, junto con el operativo de testeos”.
En este contexto, desde el bloque legislativo del Frente de Todos, Ofelia Fernández, reiteró su propuesta de que se abran hoteles para alojar a personas que están en situación de calle “porque los paradores están colapsados”, tras lo que denuncio que, ante esta situación, “hay una desidia importante que tiene que ver con las prioridades en la Ciudad”.
Así las cosas, el panorama para las personas en situación de calle es complejo y empeoró considerablemente con la pandemia, lo que las pone en el ojo del huracán, junto a la población de villas donde la curva de contagios crece bastante por encima del promedio.

La ciudad olvidada por Larreta

El responsable político del PC Villa 31 habló de cómo está la situación en el barrio Padre Mujica por el coronavirus y la desidia del estado porteño. “El panorama no cambio mucho porque no hay nuevas daciones del gobierno, lo que se hizo no alcanza”, recalcó.
En esta línea, Penalva remarcó que “desde las organizaciones las propuestas son que se aislé a los contactos que ya estuvieron con alguien que tiene el virus afuera del barrio o en las viviendas nuevas como el plan de urbanización, ya que con una mínima puesta puesto estarían en condiciones de recibir gente”.
Asimismo, agregó que “la gente del barrio que tiene condiciones de espacio para poder estar en aislamiento, debe tener asistencia del gobierno en cuanto alimento y productos de higiene, porque si salen todos a buscar algo para comer o a comprar no tiene sentido el aislamiento”.
Sin dudarlo, aseveró que “la gente que se quedó en su casa depende de la asistencia de las organizaciones”. Además, hizo hinca pie en que “el gobierno no cuenta con la capacidad pero a su vez no quieren trabajar con las organizaciones sociales.
Por otra parte, comentó la situación en cuanto número de contagiados, por lo que el panorama no es bueno. “Hablamos de casi mil casos en los últimos de día, si le sumas los contactos que tuvieron para la próxima semana podríamos tener dos mil personas y así sucesivamente si el gobierno no aplica las medidas necesarias”, aseguró Penalva.

Crónica de una muerte anunciada

La muerte de Ramona Medina no fue una casualidad. Hace unas semanas se hizo viral un video de ella mostrando la desidia del estado, en donde abrió una canilla de su casa para demostrar la falta de agua.
Días después, se supo que la referente de La Poderosa, paciente insulinodependiente, portaba el Covid-19 junto con parte de su familia, y a los tres días falleció. Ramona vivía en una casa pequeña junto a siete familiares, algo que se repite en muchas familias dentro del barrio generando malas condiciones de hacinamiento.
La desidia del estado y el olvido a los barrios pobres de la ciudad, algo que ella junto a las organizaciones sociales venían alertando, se cobró la vida de Ramona y deVíctor Giracoy, referente de más de 25 años en el comedor "Estrella de Belén" del Barrio 31 de Retiro, falleció a los 60 años luego de contraer coronavirus, según informó el Comité de Crisis de ese barrio.
"¿Cómo pretenden que no salgamos a la calle si yo tengo que salir todos los días a comprar agua. Ya no sé de qué manera pedirle a este Gobierno una solución para esta situación, porque no se puede vivir más en estas condiciones. Hay una pandemia que nos está consumiendo y nosotros seguimos sin agua", denunció Ramona en él video.
En este sentido, Penalva dijo que “su muerte no impacto porque era reconocida dentro del barrio”. A su vez, no ocultó la bronca que generó en las organizaciones sociales y en los vecinos esta situación. “Esto se vio venir, sobre todo con las cuestión del agua y las respuestas insuficientes del estado”.
Por su parte opinó que “la solución en la 31 no requiere experiencia de salud y medicina, sino tener una visión en lo territorial y habitacional, y en cómo se distribuyen los recursos públicos”. A lo que agregó que “estos no se distribuyeron para proteger a la gente”.
Para finalizar, no dudó en afirmar que “esta situación que se está viviendo refleja la discusión de fondo, que es ¿Quién van a pagar las crisis?, el pueblo o que las grandes empresas”.