Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

25
Sáb, May
87 New Articles

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El colectivo de intelectuales Comuna Argentina, hizo pública su posición sobre la condena de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU a la República Bolivariana.

Comuna Argentina hizo pública su preocupación “por la reciente votación del gobierno argentino en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas”, que sumó la postura de Argentina a la condena de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU a Venezuela.

Por medio de una declaración, este colectivo de intelectuales, recuerda que “si bien Argentina desde agosto se sumó al Grupo Internacional de Contacto sobre Venezuela (integrado por la UE y 12 países de Europa y América Latina) con el objetivo de encontrar una salida consensuada a la crisis, el voto coincidente con los países que forman parte del Grupo de Lima nos ha sorprendido y nos inquieta a quienes formamos parte del campo popular (Res. L. 43)”.

Tras lo que añade que el Grupo de Lima “es parte de la restauración neoliberal en la región, integrado por gobiernos de derecha que han venido avasallando los derechos humanos de sus pueblos y se ha alineado con las políticas imperialistas de Estados Unidos”, por lo que “Argentina no puede ceder al uso espurio de los derechos humanos que hace Estado Unidos como excusa de su política intervencionista”.

Asimismo, advierte que “esta decisión que nos preocupa no puede implicar un giro en la política de alianzas y alineamientos internacionales ni poner en peligro las construcciones y perspectivas de Patria Grande, la idea de necesaria integración latinoamericana, ni los principios de soberanía nacional y autodeterminación de los pueblos, que hacen a la política exterior que debe tener un gobierno popular” y que “dar lugar al informe Bachelet sin mediación crítica,sin señalar las constantes violaciones a los derechos humanos en Chile, en Bolivia, en Colombia, en Honduras y en Estados Unidos, significa aceptar un punto de vista estridente con la memoria y al sentido histórico que ha sostenido y debe seguir sosteniendo Argentina en relación con las políticas de derechos humanos”.

También señala que “la situación en Venezuela es delicada, pero también que la posibilidad de encontrar una solución pacífica y democrática debe venir del diálogo, el respeto a la pluralidad ideológica y la no injerencia en asuntos internos” y hace hincapié en que ese país “sufre un bloqueo atroz que no solo afecta a su gobierno sino sobre todo al pueblo venezolano, impidiéndole acceso a bienes esenciales”.

Por otro lado destaca que Argentina “tiene una larga tradición en defensa de los derechos humanos, deteriorada durante los años del macrismo”, por lo que “es necesario que nuestro país recupere ese liderazgo en el contexto internacional que no debió dejar de ejercer. Por eso instamos a nuestro gobierno y a todas las organizaciones libres, del pueblo a trabajar por la recuperación de un horizonte democrático de justicia y emancipación para los pueblos de Nuestra América”.