Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

15
Sáb, Jun
86 New Articles

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Mario Miceli, dirigente nacional del MTL y la CTA de los Trabajadores, llamó desde las calles a ampliar la participación y la movilización popular para revertir la crisis económica y social. También reclamó por una política económica progresiva para que el salario recupere el poder adquisitivo.

“Queremos superar la crisis y elevar el nivel de vida de los trabajadores y las trabajadoras" dijo Mario Miceli, dirigente del Movimiento Territorial Liberación, tras participar del acto del primero de mayo convocado por la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (Utep) bajo la consigna “1 de Mayo por Tierra, Techo y Trabajo a la Calle!” y que llenó la Avenida 9 de Julio. “Acá necesitamos que se pague la deuda interna, por eso nos movilizamos para dejar muy en claro que la deuda es con el pueblo y no con el FMI” exclamó el dirigente y de esta manera sintetizó el mensaje de la militancia del MTL, la Corriente Nacional Agustín Tosco (Conat), la Federación Juvenil Comunista (FJC) y el Partido Comunista (PC) que nutrió las calles de la ancha avenida con las distintivas banderas rojas que la caracterizan.

“Venimos a decir bien claro que el país necesita una política económica progresiva, que debe ser financiada con los recursos de quienes más se enriquecieron en los últimos años, especialmente con el macrismo, la pandemia y ahora con los incrementos de precios", reclamó. El MTL, la Conat, la FJC y el PC expresaron también en las calles “nuestra más profunda preocupación por la actitud de las centrales sindicales, que no convocaron a los trabajadores en una fecha tan importante”.

Miceli, que también es dirigente de la CTA de los Trabajadores afirmó que “es una dificultad muy grande para el conjunto del movimiento obrero y para el campo popular que ninguna de las centrales sindicales haya convocado a un acto el primero de mayo”. La gravedad se debe, además, a un mensaje de pasividad “en el marco de una situación de extrema gravedad dadas por la inflación que carcome los salarios de los trabajadores y de un acuerdo con el FMI que anuncia la profundización de las desigualdades sociales”. En ese sentido, dijo que “es de extrema gravedad y sintomático que ninguna de las centrales se hayan puesto al frente de una fecha tan significativa como esta”.

Desde la perspectiva de Miceli existen varios elementos a tener en cuenta a la hora de realizar un diagnóstico sobre por qué las centrales sindicales no llamaron a la movilización de la clase trabajadora. En primer lugar —analizó— “hay un problema de enfoque”; en segundo término “existen problemas de compromisos políticos” y, en última instancia pero no menos importante, “un problema que se repite hace tiempo y que consiste en una concepción equivocada que enfatiza en que reclamarle por los derechos de los trabajadores a un gobierno popular implica hacerle el juego a la derecha”. En contraposición, Miceli hizo hincapié en que “no hay nada más funcional a la derecha que no hacer nada mientras se erosiona día a día el salario de los trabajadores”.

Para revertir la situación, llamó a la participación y a la movilización popular: “solamente con gran participación popular y con movilización en las calles vamos a torcer el rumbo”.