Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

15
Sáb, Jun
86 New Articles

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El dirigente del Partido Comunista de San Juan, Rogelio Roldán recordó a Alberto Carbajal, quien fue asesinado en cárcel en un crimen por el que, ahora, el Poder Judicial de Italia requiere a Carlos Luis Malatto.

Ante la investigación recientemente abierta por la fiscalía de Roma a cargo de Piazzale Clodio, contra el ex teniente coronel argentino Carlos Luis Malatto, por una causa en la que se investiga la desaparición forzada y asesinatos de más de treinta víctimas del Plan Cóndor, se pronunció Rogelio Roldán, quien es dirigente del Partido Comunista de San Juan.

Es que, precisamente, los delitos que en este caso se le imputan a Malatto, fueron perpetrados en esa provincia durante los años 1976 y 1977, y entre ellos aparecen el de quien fuera secretario local del PC local, Alberto Carbajal, que fue asesinado tras ser torturado en una celda, así como el de quien era rector de la Universidad de San Juan, Juan Carlos Campora y la desaparición de la militante Marie Anne Erize.

“Al momento de su secuestro era el secretario de organización del Partido, tenía 32 años, era una excelente persona y un gran cuadro político”, recordó Roldán sobre Carbajal, tras lo que señaló que “Alberto fue asesinado dentro del penal al que había sido trasladado” y añadió que “enseguida los penitenciarios fabricaron una escena de suicidio, que rápidamente fue desarmada”.

Esto fue facilitado por la aparición de un testigo, “una persona que estaba detenida por derecho común, que declaró en el juicio como vio que llevaban el cuerpo muerto para colgarlo en la celda” por lo que, recalcó, “quedó claro que fue un montaje muy mal hecho”.

El dirigente del PC remarcó que “Malatto fue uno de los autores del asesinato de Carbajal y uno de los peores represores en San Juan”. Su jefe era “un tal Olivera, que era Teniente Primero y Jefe de Inteligencia del Regimiento”. Recordó que “cuando Olivera o Malatto aparecían en el penal, todos los presos decían llegó ‘malavera’, Malatto y Olivera, que era la peor combinación dada la crueldad con la que se manejaban”.

Luego Malatto se escapó a Italia y allí logró conseguir asilo “gracias a sus relaciones con una congregación religiosa”. Pasaron muchos años hasta que se logró ubicarlo.

Sobre la causa, Roldán aseveró que “si esta causa prospera sería muy importante, porque Malatto es el último impune en el caso Carbajal”. El juicio por el asesinato de Alberto fue el segundo juicio que se hizo en San Juan, “yo fui uno de los testigos junto a más de veinte compañeros del Partido que habíamos estado presos”. Hubo varias cadenas perpetuas en el juicio, entre ellos, contra Olivera y Marquel, entre otros.

Asimismo, hizo hincapié en “remarcar el esfuerzo de los compañeros que se movieron en el exterior, como así también destacar el esfuerzo del movimiento de derechos humanos en Argentina, que nunca bajaron los brazos, ni contra el negacionismo que fue política de Estado durante el gobierno de Macri ni en la actualidad frente a la parálisis, cuando no complicidad, del Poder Judicial y la timidez del gobierno actual”. En ese sentido, dijo que “el Poder Judicial es una cloaca, que está favoreciendo a los genocidas con prisiones domiciliarias, reducción de prisión y encubrimientos”.

Frente a esta situación, “el actual gobierno no mueve un dedo para tomar las medidas necesarias para remover el Poder Judicial”, fustigó. Pese a ello, dijo que “en la medida en que vayan apareciendo violaciones flagrantes del derecho que favorecen a los genocidas, se podrá reagrupar las fuerzas y así dar un nuevo impulso a la lucha de los organismos con el apoyo de la sociedad, una lucha que es por memoria, por verdad y, especialmente, por justicia”.