Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

20
Jue, Jun
91 New Articles

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Lo hizo la Liga Argentina por los Derechos Humanos y en sintonía con el Partido Comunista, repudió la represión policial perpetrada en las inmediaciones de la cancha de Gimnasia Esgrima La Plata.

El Partido Comunista y la Liga Argentina por los Derechos Humanos (Ladh), coincidieron en repudiar la represión policial perpetrada el jueves en las inmediaciones de la cancha de Gimnasia Esgrima La Plata, en ocasión del encuentro que el local disputaba con Boca Juniors.

En este sentido, la Ladh pidió “la inmediata renuncia” del ministro Sergio Berni, mientras que el PC vinculó lo que pasó en La Plata con lo sucedido durante y después del desalojo llevado a cabo por fuerzas federales y de la provincia de Río Negro en Villa Mascardi.

“La represión en Villa Mascardi y en La Plata tiene responsables directos, que no son ni la comunidad mapuche ni las hinchadas de fútbol, que fueron las víctimas y no los victimarios”, recalcó el PC y señaló que “esos responsables son quienes tienen que hacerse cargo de comprar el mismo cuento justificatorio de la violencia policial que antes usó el macrismo”.

Mientras que la Ladh sostuvo que “cambian los gobiernos los ministros de seguridad, pero siguen siendo de derecha” y advirtió que fue el accionar de la policía bonaerense, el que provocó “una tragedia en la cancha de Gimnasia y Esgrima de La Plata”, tras lo que hizo hincapié en que “la situación vivida, con una persona fallecida, numerosos heridos y miles de personas atrapadas entre gas lagrimógeno, postas de goma y caballería, mientras el helicóptero del ministro de Seguridad Berni sobrevolaba la zona, mostró un accionar intolerable de la fuerza policial”.

Pero destacó que esta situación es una más de tantas que tienen a los mismos protagonistas, ya que “desde el desalojo de Guernica, Berni ha profundizado su perfil reaccionario y la respuesta represiva ante los conflictos sociales y los reclamos populares”. Y alertó que “un gobierno que se declama progresista, no puede seguir avalando el accionar de un ministro que se define abiertamente de derecha y actúa en consecuencia”.