Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

25
Jue, Abr
88 New Articles

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Poco después de que el gobierno de Alemania anunciara que va a enviar carros de combate al régimen de Kiev, su par español decidió sumarse abiertamente a la guerra de la Alianza Atlántica.

En sintonía con sus cofrades socialdemócratas de Alemania, el gobierno que encabeza el Gobierno español dio comienzo a un operativo destinado a restaurar algunos de los carros de combate Leopard 2A4 para cederlos al régimen de Kiev, según lo confirmó la ministra de Defensa, Margarita Robles.

Cabe recordar que la semana pasada, el gobierno presidido por el canciller Olaf Scholz accedió a la solicitud de EE.UU. e involucró a Alemania en forma directa en la operación militar que la Atan lleva a cabo en la zona del Donbass, al suministrar tanques Leopard 2 al régimen encabezado por Volodímir Zelenski.

La decisión del Palacio de la Moncloa​, fue duramente criticada por el Partido Comunista de los Trabajadores de España (PCT) que denunció que con esta actitud, el gobierno liderado por Pedro Sánchez se convierte en “colaborador de la guerra” que fomenta la Alianza Atlántica contra Rusia, al tiempo que recordó que “la entrega de este costoso material y su entrenamiento, se suma su necesaria puesta a punto al encontrarse en mal estado de mantenimiento, lo que representa millones de euros entregados a la guerra, mientras el pueblo español está empeorando drásticamente sus condiciones de vida”.

Asimismo, lamenta que “los discursos en favor de la paz, hayan quedado atrás hace tiempo y ahora sólo hay una carrera desenfrenada hacia la guerra generalizada de la que los pueblos español, ucraniano y ruso van a pagar esta escalada armamentística para que los monopolios se repartan privadamente el botín”.

Así las cosas, el PCT convocó al pueblo “a movilizarse contra este gobierno y sus decisiones criminales” ya que, recalcó, “la defensa de la paz entre los pueblos del mundo no es una consigna pasada de moda, sino una necesidad imperiosa en un momento en que, de nuevo, la burguesía se lanza a la guerra para rentabilizar su capital”.