Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

25
Jue, Abr
88 New Articles

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Continúan las movilizaciones en las que, con la participación del partido Popular y Vox, se busca forzar la destitución de Pedro Sánchez ¿Qué pasa con los militares?

Con casi un centenar de detenidos y una treintena de imputados de cometer desmanes, se saldaron las manifestaciones llevadas a cabo en Madrid durante el fin de semana contra la amnistía decidida por Pedro Sánchez para los involucrados en el Procés (Ver “Que estalle todo”, tiene su versión española). Fue la primera movilización de este tipo convocada tras la reelección de Sánchez como presidente de Gobierno de España, por el espacio que va de la derecha hacia la ultraderecha, cuya representación política corre por cuenta del Partido Popular y Vox. Tal como viene sucediendo, esta vez también fueron perpetrados actos de violencia por parte de los manifestantes, pero hubo uno en particular que encendió luces de alarma. Es que en este contexto, agentes de la Policía Nacional incautaron una pistola a un militar que se encontraba entre quienes protestaban ante la sede del Partido Socialista Obrero Español en el madrileño barrio de Chamberí. Se trata de un alférez del Ejército de Tierra que llevaba una pistola de su propiedad, algo que infringe la ley de Seguridad ciudadana y que al ser detenido sostuvo que había bajado a la calle acompañar a su novia hasta el metro y “al ver que el ambiente estaba muy crispado” decidió llevar el arma. Ante esto, el secretario general del Partido Comunista Español (PCE) y portavoz parlamentario de Izquierda Unida en el Grupo Plurinacional Sumar, Enrique Santiago, pidió que se esclarezca este caso, pero también otros hechos de violencia desatados por las bandas de ultraderecha que se florean en estas manifestaciones que “son incentivadas en algunas ocasiones por dirigentes de formaciones políticas con representación parlamentaria como Partido Popular y Vox”. Y, en este sentido, advirtió que en estas movilizaciones “es público y notorio el acompañamiento de signos, banderas, cánticos y alusiones a regímenes fascistas y genocidas ampliamente conocidos que incumplen lo dispuesto en la Ley de Memoria Democrática” y que este tipo de hechos se perpetra “en la mayoría de los casos con una impunidad”. Pero asimismo, el PCE reclamó que el mando supremo de las Fuerzas Armadas “llame públicamente al respeto del orden democrático a sus miembros, ante el manifiesto emitido por la Asociación de Militares Españoles, un grupo formado por mandos del Ejercito en situación de retiro, en el que llaman a la destitución del presidente del Gobierno y la convocatoria de elecciones generales ante lo que consideran “una ausencia de justicia, igualdad y democracia en España”. Una semana atrás, medio centenar de militares retirados agrupados en ese espacio de abierto corte franquista, pidieron al Ejército que destituya al presidente Sánchez, a quien acusan de un presunto “deterioro de la situación política en relación con los valores de la Constitución” y un “absoluto desprecio de las instituciones”.