Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

24
Vie, May
92 New Articles

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Así definió el Partido Comunista Colombiano al arribo a su país de medio centenar de militares de EE.UU. de la brigada de Asistencia de Fuerza de Seguridad.

“A la administración Trump poco le importan los centenares de líderes sociales y excombatientes asesinados a manos del paramilitarismo de Estado. Pero sí le impone a Colombia un nuevo capítulo de la fracasada guerra a las drogas como una excusa para incrementar su presencia inconstitucional en territorio patrio”, sostuvo el Partido Comunista Colombiano (PCC), al referirse al arribo a su país de medio centenar de militares estadounidenses pertenecientes a la brigada de Asistencia de Fuerza de Seguridad (Sfab por sus siglas en inglés).
De acuerdo a la versión el ejecutivo que presidente Iván Duque, la Stab desembarca en Colombia “ayudar en su lucha antinarcóticos”.
Pero la mirada del PCC es diferente. “El gobierno de Iván Duque y el Comando Sur de EE.UU. han tomado como costumbre hacer permanente la presencia militar de una potencia extranjera en suelo colombiano y en asuntos internos que la fuerza pública colombiana tiene que resolver.”, denuncia.
Asimismo, el PCC hace hincapié en que esta presencia no responde a “una ayuda humanitaria ni desinteresada”, al tiempo que representa una “afrenta a la soberanía del país”.
Y, destacó que “esta intromisión está diseñada para violar el Acuerdo Final de Paz y los compromisos con más de cien mil familias campesinas para la sustitución voluntaria y concertada de cultivos”.
Pero también advirtió que la Stab en Colombia representa un nuevo capítulo en la escalada del gobierno que preside Duque contra Venezuela.
“El ministro de Defensa, Holmes Trujillo, en compañía de Craig Faller, comandante en jefe del Comando Sur inspeccionaron en abril ejercicios conjuntos de los ejércitos de EE.UU. y Colombia en la Alta Guajira”, algo que tuvo lugar poco antes del fallido desembarco de mercenarios en playas venezolanas.
A esto se suma que en enero y febrero hubo simulacros en Tolemaida y Catatumbo, en tanto que al mes siguiente se realizaron ejercicios navales binacionales frente a las costas de Cartagena y el departamento del Atlántico.
Todo esto, destacó el PCC, es algo que tiene un carácter irregular que el ejecutivo no puede seguir negando, sobrte todo, “cuando las autoridades gringas reafirman que la intervención militar en Venezuela no está descartada”.
Y alertó que la actitud del gobierno que preside Duque significa “una traición a los principios bolivarianos y representan una amenaza para la paz de América Latina, del Caribe y la paz de Colombia”.