Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

15
Sáb, Jun
86 New Articles

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El expresidente de Bolivia alertó que en el país se busca atentar contra la Asamblea y las organizaciones sociales basándose en acusaciones falsas de terrorismo.

Evo Morales denunció que el gobierno de facto de Jeanine Añez, que llegó al ejecutivo tras el Golpe de Estado de noviembre, planea un ataque a la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), mediante acusaciones de terrorismo.
“Reitero mi denuncia de que se planifica un nuevo golpe de Estado contra la Asamblea Legislativa y organizaciones sociales y sindicales que no pudieron liquidar en noviembre, y acusan al MAS de terrorista y a los movimientos de golpistas cuando somos de cultura de paz y elecciones. El pueblo no caerá en el juego del gobierno de facto que lo provoca con acusaciones falsas de terroristas, de cometer “atentados” contra antenas y Misicuni pues busca convulsión, reprimir y postergar comicios. Felicito a los hermanos que hacen vigilia cuidando bienes del Estado”, expresó Morales en su Twitter.
En los últimos días Añez y funcionarios de su gobierno como Arturo Murillo y Fernando López han acusado a los militantes “evistas” de generar violencia y terrorismo en el país. Las autoridades han responsabilizado a los seguidores del expresidente de, por ejemplo, volar una antena de comunicación y secuestrar periodistas en Cochabamba, además de preparar un atentado contra la empresa Misicuni que suministra agua potable a la ciudad de Cochabamba.
“Sabemos que estamos frente a un golpe de Estado por la vía Asamblea Legislativa, movimiento subterráneos, narcoterroristas y no lo vamos a permitir. Que les quede claro señores: nosotros tenemos la obligación de resguardar todas las instituciones del Estado y la tranquilidad de los bolivianos”, sostuvo Murillo, Ministro de Defensa.

La dictadura del saqueo y el abandono

Al tiempo que persigue opositores, el gobierno de Añez consolida su Golpe de Estado y sigue sin hacer una ley de elecciones de cara a la fecha que dispuso el TSJ, el próximo 6 de septiembre. Mientras, salió a la luz que Murillo compró gases lacrimógenos con sobreprecios en una vinculación con la empresa estadounidense Bravo Tactical Solutions, en un negocio hecho con Brayan Samuel Berkman, denunciado internacionalmente por tráfico de armas.
Investigaciones periodísticas evidenciaron que los Berkman se encuentran involucrados en el tráfico de armas en el Cono Sur a un gran grupo de organizaciones criminales de Argentina, Brasil y Paraguay. Además, Luis Berkman, padre de Brayan, es prófugo del Poder Judicial boliviano por delitos de robo de armas (2001-2013).
Por su parte, el Coronavirus crece en el país con un aumento de casos que se agudizó en los últimos días, con centros sanitarios saturados y muertes en las puertas de los hospitales y en las calles. Y para “enfrentar” la crisis, Añez propone tomar el préstamo de 300 millones del FMI que se ofrece para combatir la pandemia, algo que fue rechazado en un primer momento por el parlamento, en el que el MAS señaló que esos préstamos devienen en más injerencismo del organismo.