Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

16
Dom, Jun
82 New Articles

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Los candidatos de Jair Bolsonaro fueron derrotados en las principales ciudades, salvo en Río de Janeiro. Manuela D´Ávila va a segunda vuelta en Porto Alegre.

La dura derrota del bolsonarismo en San Pablo es un claro ejemplo de una jornada que dejó como gran derrotado al presidente Jair Bolsonaro, que sólo pudo sonreír en Río de Janeiro donde su candidato, el alcalde Marcelo Crivella, pasó a la segunda vuelta del 29 de noviembre.
Por otra parte, las Municipales de ayer permitieron exhibir a un amplio mosaico de fuerzas que se repartieron las preferencias electorales en los 5.568 municipios donde se eligieron intendentes (prefectos), viceintendentes (viceprefectos) y concejales (vereadores).
Entre ellos Porto Alegre donde la segunda vuelta va a ser disputada entre el candidato del Movimiento Democrático Brasileño (MDB), Sebastião Melo, y la candidata del Partido Comunista do Brasil (PCdoB) Manuela D’Ávila, quien suma también al Partido de los Trabajadores.
Al cierre de esta edición, cuando todavía falta contabilizar votos, Melo tenía el 31,01 por ciento, seguida por Manuela D’Ávila con el 29, mientras que después quedaba el postulante del Partido de la Social Democracia Brasileña, Nelson Marchezan Júnior y bastante más atrás quedó Juliana Brizola del Partido Democrático Laborista, a la cabeza de un bloque de ocho fuerzas que tienen del siete por ciento a menos de un punto.
Melo triunfa en seis de las diez zonas electorales de Porto Alegre, al tiempo que la dirigente del PCdoB lo hace en las cuatro restantes ubicadas en la franja central de la ciudad.
Así las cosas, Melo y Manuela D’Ávila se encaminan a una segunda vuelta en la que se espera quede más clara la puja existente entre los dos grandes bloques de representación política que priman en el escenario de Brasil.