Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

24
Vie, May
92 New Articles

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

“Muchos revolucionarios estamos dispuestos a dar la vida y eso no es por consigna sino por convicción”, recalcó el presidente Miguel Díaz Canel, ante los hechos perpetrados durante el fin de semana.

Por medio de un mensaje que fue televisado, el presidente de Cuba Miguel Díaz Canel, denunció que EE.UU. está detrás de las acciones desestabilizadoras que se perpetraron durante el fin de semana en diferentes ciudades de su país.
“Son acciones de desestabilización política históricas que tienen lugar contra Cuba y que se han intensificado particularmente durante la pandemia”, advirtió y lamentó que “esos que nunca se han opuesto al bloqueo, ahora han incentivado campañas que buscan legitimar la idea de que el gobierno cubano no puede controlar al coronavirus”.
En este contexto convocó “a todos los revolucionarios a salir a las calles a defender la Revolución en todos los lugares”. Y, tras cartón, se llevaron a cabo en Las Habana y otras ciudades movilizaciones en apoyo a la Revolución y para repudiar los hechos de desestabilización que tuvieron lugar poco antes.
“El pueblo se moviliza frente a la campaña del imperialismo contra Cuba”, señaló el ministro de Relaciones Exteriores Bruno Díaz y agradeció la solidaridad internacional y a los cubanos residentes en el exterior que organizaron acciones en idéntica dirección.
El llamado de Díaz-Canel fue claro cuando denunció que los sucesos de ayer “tienen que ver con un nivel de provocaciones sistemático y escalado, que ha estado promoviendo la contrarrevolución en estos días”.
Y recordó que desde mediados de 2019, EE.UU. comenzó a recrudecer las medidas de recrudecimiento del bloqueo, la persecución financiera y energética,”con el objetivo nde asfixiar a la economía de nuestro país y que esa asfixia provocara un estallido social”, asociado a “toda esa construcción ideológica y propaganda que hacen”, que aceite el camino “a esas ‘intervenciones humanitarias’ que terminan en intervenciones militares e injerencias que aplastan los derechos, soberanía e independencia de los pueblos”.
Asimismo, sostuvo que esa sucesión de medidas tuvo su corolario cuando Washington incluyó a Cuba en su lista de “países patrocinadores del terrorismo”.

Dignidad

“Lamentablemente por la falta de dignidad que existe en algunas instituciones internacionales y en algunos países, muchos se someten a estas medidas y acciones”, algo que “acrecentó más todas estas limitaciones y restricciones que provocaron que al país se le cortaran de inmediato sus principales fuentes de ingreso de divisas como el turismo y viajes de cubano-americanos a nuestro país y de las remesas”.
Todo esto fue provocando una situación de desabastecimiento de alimentos, medicamentos y materias primas e insumos “para poder desarrollar nuestros procesos económicos y productivos”, por lo que se cortaron la capacidad de exportar y recibir y la de alimentar los procesos productivos que desarrollan bienes y servicios.
Diáz Canel reconoció que “todo esto ha provocado insatisfacción, ha acrecentado problemas acumulados que venían desde el período especial y que no pudimos resolver”, sobre lo que se montó “una feroz campaña mediática de desacreditación como parte de la llamada guerra no convencional que trata de fracturar la unidad entre Partido, gobierno, Estado y pueblo”, al tiempo que intenta “poner al gobierno como incapaz de proporcionar bienestar al pueblo”.
Pero que asimismo, pretende presentar a EE.UU. como “muy preocupado por este pueblo”, algo que calificó como “recetas hipócritas, discursos de doble rasero que conocemos muy bien por parte de EE.UU.”, que viene aplicando un bloqueo desde hace seis décadas que “es injusto, criminal y cruel que ha recrudecido en condiciones de pandemia”.
También denunció la criminalidad de quienes convocan por medio de redes sociales a actividades como las del domingo y recalcó que lo que buscan es imponer un modelo neoliberal que privatice los servicios públicos como la Salud y la Educación. “Es el modelo del que se salve cada cual como pueda”, recalcó y advirtió que “no vamos a entregar la soberanía ni la independencia de esta nación” y recordó que “habemos muchos revolucionarios en este país que estamos dispuestos a dar la vida, y eso no es por consigna sino por convicción”, por lo que “tienen que pasar por encima de nuestros cadáveres si quieren tumbar la Revolución”.