Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

14
Dom, Abr
72 New Articles

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Un informe del Comité Provincial para la Prevención de la Tortura brinda datos alarmantes. “Los penales se diseñan para castigar y con ese criterio se tortura, se somete a actos degradantes a las personas ahí alojadas”, denunció Bertha Lozano. 

“Claramente las cárceles en Salta y en general en todo el país están hechas con el fin de castigar”, recalcó la referente del Partido Comunista de esa provincia, Bertha Lozano, al referirse a la denuncia que hizo el Comité Provincial para la Prevención de la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanas y/o Degradantes de Salta, tras realizar una visita de monitoreo a la Unidad Carcelaria 4 donde detectó que 110 mujeres y cinco niños conviven en condiciones degradantes y violatorias de los derechos humanos.

La visita del Comité encontró que en esa unidad se verificó que hay hacinamiento, falta de higiene y deficiencias en la alimentación, pero también en la atención de la salud de las internas y sus hijos.

Vale señalar que el monitoreo se realizó a raíz de la muerte “bajo custodia” de Noelia Martel, por cuyo caso el organismo prepara un informe específico en el que, según trascendió, se señala que hubo responsabilidades institucionales.

Por tal motivo, el Comité solicitó que en el penal se implementen de forma urgentes, mejoras vinculadas a la provisión de agua caliente de forma permanente, de un menú que contemple variedad nutritiva y que responda a criterios estacionales, así como otras relacionadas con la higiene del sitio y requirió que se amplíe el espacio del pabellón en el que se aloja a las madres detenidas con sus hijos.

“Como los penales se diseñan para castigar, con ese criterio se tortura, se somete a actos degradantes a las personas ahí alojadas a las que se supone son sujetas de descarte”, alertó Bertha Lozano y resaltó que “jamás se piensa en reinsertarlas”.

Tras lo que hizo hincapié en que, en Salta, “la política de seguridad, supone que mientras más presos haya, la provincia sería más segura” y definió que “estamos frente a un gobierno que como sus predecesores, no sólo es represor sino patriarcal y, por ende, es imposible que esa unidad carcelaria que es de mujeres, sea una unidad modelo en cuestión de género”.