Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

25
Sáb, May
87 New Articles

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Así lo denunció el Partido Comunista de los Trabajadores al referirse a la feroz represión perpetrada por fuerzas policiales españolas y marroquíes contra personas que intentaban superar la valla ubicada en Melilla.

“El Gobierno español también es culpable de las muertes en la frontera de Melilla”, denunció el Partido Comunista de los Trabajadores de España (PCT), al referirse a la feroz represión perpetrada por fuerzas policiales españolas y marroquíes contra personas que intentaban pasar a través de la vaya que divide la frontera de ambos estados y que dejó un salde de 37 migrantes muertos y más de 150 heridos de gravedad.

Fue el viernes pasado cuando, en momentos en los que varios grupos de personas intentaban migrar hacia la unión Europea vía Melilla, fueron hostigados por los uniformados, lo que provocó una avalancha.

“Este ha sido el primer intento de entrada masiva en Melilla desde que el Gobierno de España cambió su política sobre el Sahara Occidental en marzo de este año, cediendo a los chantajes de Marruecos” resaltó el PCT.

Tras lo que hizo hincapié en que “las criminales políticas de las potencias occidentales en África, unidas a las constantes maniobras del Gobierno de Marruecos, que maneja a su antojo los flujos migratorios en su territorio y en la zona ocupada del Sahara Occidental, generan una situación insostenible que, periódicamente, se salda con tragedias como esta. La cesión del Gobierno español a las demandas marroquíes en cuanto al Sahara Occidental no hace más que agravar esta situación”.

Por lo que recalcó que “una vez más son los trabajadores migrantes los que pagan en un conflicto de intereses entre dos países capitalistas”, pero también que “la población subsahariana se utiliza sistemáticamente como arma de presión contra el Gobierno de España”.

Y sostuvo que “el imperialismo es la fase superior y última del capitalismo, y no es casualidad que sucesos como estos estén a la orden del día cuando se imponen los intereses geoestratégicos en las cuestiones diplo