Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

22
Sáb, Jun
87 New Articles

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Communists de Catalunya hizo pública su solidaridad con el Partido Comunista de Argentina ante el ataque que fue perpetrado contra la sede del PC de Ciudad de Buenos Aires, durante la noche del domingo 19 de noviembre.

“¡Unidos contra la reacción, no pasarán!”. Esta es la consigna con que Communists de Catalunya hizo pública su solidaridad con el Partido Comunista de Argentina ante el ataque que fue perpetrado contra la sede del PC de Ciudad de Buenos Aires, durante la noche del domingo 19 de noviembre. “Camaradas, desde Comunistas de Catalunya, queremos expresarles nuestra solidaridad ante los actos vandálicos que sufrieron recientemente en su sede porteña”, señalan los comunistas catalanes y añaden que “la vandalización
de las baldosas que homenajean a los desaparecidos durante la dictadura militar, pone de manifiesto el carácter neofascista de las hordas de Javier Milei”.                            Pero también hacen hincapié en que “la lucha política, social y cultural contra el neofascismo, pasan hoy a primer orden de todas las fuerzas progresistas y organizaciones comunistas a nivel internacional”.                                                                                                                                                                                                      Como se recordará, durante los festejos que siguieron al triunfo electoral de La Libertad Avanza, seguidores del presidente electo vandalizaron las Baldosas de la Memoria  ubicadas frente a la fachada del Comité Capital del Partido Comunista que más tarde y espontáneamente, fueron reparadas por vecinos y transeúntes.                                    Se trata de las Baldosas de la Memoria que rinden homenaje a César Arano, Luis Cervera Novo, Carmen Román y Ricardo Gómez, que son las mismas que durante agosto pasado, fueron el sitio elegido por otra patota de seguidores del ahora presidente electo que, en un acto intimidatorio, dejaron sobre ellas dos cócteles Molotov.