Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

16
Dom, Jun
86 New Articles

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Cuba diseña vacunas específicas contra la variante genética B.1.1.529 del Sars-Cov-2 y, mientas multinacionales de la industria farmacéutica siguen maximizando su tasa de rentabilidad, África debe esperar casi tres años para vacunar al setenta por ciento de su población.

“Observamos con detenimiento los reportes sobre el comportamiento de la nueva variante Ómicron”, señaló en su cuenta de Twitter el presidente de BioCubaFarma, Eduardo Martínez Díaz, tras lo que añadió que “ya estamos diseñando vacunas específicas” y destacó que “si fuera necesario, en poco tiempo la desarrollaremos”.

Asimismo, de cara a la irrupción de esta nueva variante genética del virus del Covid-19, Martínez Díaz, fue claro al recalcar que una de las claves reside en lograr elevados niveles de inmunidad contra el patógeno, algo para lo que es fundamental la vacunación masiva, incluida la dosis de refuerzo, así como que se mantengan medidas higiénico-sanitarias de prevención adecuadas entre las que se destaca el uso de mascarillas.

Cabe recordar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó como “de preocupación” a la variante genética B.1.1.529 del Sars-Cov-2, denominada Ómicron, que fue notificada por primera vez desde Sudáfrica, el 24 de noviembre y que en muy poco tiempo se diseminó a un ritmo vertiginoso. Al cierre de esta edición ya eran 77 países los que reportaron casos de esta variante, entre ellos Argentina.

La OMS alertó que la evidencia preliminar sugiere un mayor riesgo de reinfección y que esta variante tiene una gran cantidad de mutaciones, de ahí la calificación “de preocupación”, ya que esta cepa posee cambios genéticos que afectan las características del virus, tales como transmisibilidad, gravedad de la enfermedad, escape inmunológico, escape diagnóstico o terapéutico.

Así las cosas, en Europa y EE.UU. advierten que Ómicron se va a convertir en la variante dominante de esas regiones desde mediados de enero. Así lo señalaron durante los últimos días la jefa de la Comisión Europea Ursula von der Leyen y el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas y asesor presidencial estadounidense, Anthony Fauci.

Por su parte, en América Latina ya hay casos confirmados en nuestro país, Brasil, México, Chile y Perú y desde la Organización Panamericana de la Salud encienden luces rojas ya que es muy probable que aparezcan más casos en otros países.

En Argentina se confirmó el primer caso el 5 de diciembre en Córdoba. Es una persona de 38 años de edad que había viajado desde Sudáfrica con escala en EE.UU. A partir de ahí, en apenas una semana, el brote en esa provincia ya hizo que más de novecientas personas deban ser aisladas y hay en estudio más de cien casos positivos sospechados se ser de esta variante.

Mientras tanto la asimetría que se sigue verificando en el acceso a las vacunas, aparece como una de las razones que promueven la aparición de nuevas variantes del virus (Ver Temporada de caza en el zoo y ¿Cuál es la “nueva normalidad”?).

Es que mientras que en las principales formaciones estatales sobran vacunas y los laboratorios maximizan su tasa de rentabilidad a caballo de la pandemia, en el continente africano se podría tardar casi tres años en vacunar al setenta por ciento de las 1.300 millones de habitantes que tiene este continente, según alertó la OMS.

Está claro que hay producción de vacunas suficientes para frenar la expansión del virus y la consiguiente irrupción de nuevas variantes. Pero también que fabricar escasez, en este caso de oferta de vacunas, representa un excelente negocio. Y si para muestra alcanza con un botón, ahí esta Pfizer que en su último informe de ganancias, señala que este año se va a alzar con 36 mil millones de dólares sólo en concepto de utilidades obtenidas por su vacuna contra el coronavirus. Esto es, que va duplicar su facturación total.