Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

19
Mié, Jun
90 New Articles

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Revocaron el sobreseimiento que beneficiaba al ex gerente de Mercedes Benz, Juan Ronaldo Tasselkraut, y la sentencia de Casación que absolvía al dueño de La Veloz del Norte, Marcos Levín.

La Liga Argentina por los Derechos Humanos (Ladh), celebró la decisión de la Cámara Federal de San Martín de revocar el sobreseimiento que beneficiaba a Juan Ronaldo Tasselkraut, por lo que quien fuera uno de los ejecutivos más importantes de Mercedes Benz durante la última dictadura, va a tener que sentarse en el banquillo de los acusados para ser juzgado por su responsabilidad en la privación ilegal de la libertad que sufrieron Héctor Ratto y Diego Núñez.

Tasselkraut había sido imputado por la comisión de crímenes de lesa humanidad, contra siete trabajadores de la automotriz que tenían militancia sindical en la planta que Mercedes Benz posee en la localidad de Virrey del Pino, en La Matanza.

Todos fueron llevados al centro clandestino de detención El Campito, en Campo de Mayo, y de ellos seis permanecen desaparecidos y sólo Ratto pudo recuperar la libertad y aportar datos clave que permiten incriminar a Tasselkraut.

Pero, pese a esto, durante abril pasado, la jueza federal 2 de San Martín, Alicia Vence, consideró que no hay pruebas sobre la responsabilidad de Tasselkraut y decidió su sobreseimiento, medida que fue apelada por la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.

Se trata de “la pata empresarial de la dictadura que juega con la impunidad”, advirtió la Ladh, tras lo que hizo hincapié en que Mercedes Benz “mandó a desaparecer a diecisiete trabajadores en octubre de 1977 durante la dictadura empresarial-militar-eclesiástica”, pero aclaró que no es la única empresa que mandó a asesinar a integrantes de los cuerpos de delegados de algunas de sus plantas. Y, en este sentido, recordó que hay 72 empresas de las que “sus gerentes tienen que ser juzgados por organizar un plan sistemático de represión contra la clase obrera organizada”.

Así las cosas, un caso emblemático de esa “pata empresarial” a la que alude la Ladh, vuelve a ponerse sobre el tapete, ya que la semana pasada la Corte Suprema revocó la sentencia de Casación que absolvía al dueño de La Veloz del Norte, Marcos Levín, quien así va a ser condenado por el secuestro de Víctor Cobos, que es un hecho que fue perpetrado en 1977 cuando trabajaba como chofer en esa empresa.

Otro caso que tras muchas idas y vueltas tuvo reciente resolución, es la condena por parte de la Cámara Federal de Casación, de Pedro Müller y Héctor Sibilla, ambos ex ejecutivos de Ford, penalmente responsables de los secuestros de 24 obreros de la planta ubicada en la localidad bonaerense de General Pacheco.

Asimismo, hubo avances en la causa abierta por los secuestros de operarios de Loma Negra y el asesinato del abogado laboralista Carlos Alberto Moreno, ya que el fiscal Santiago Eyherabide y las querellas pidieron que se eleve a juicio. Pero no se puede decir lo mismo de aquella en la que, hace mucho, debería haberse sentado en el banquillo Carlos Pedro Blaquier y quien fuera su administrador del ingenio Ledesma, Alberto Lemos, como responsables de secuestros y desapariciones forzadas que tuvieron lugar en 1976 en Jujuy.