Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

24
Vie, May
92 New Articles

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Con la absolución de cuatro genocidas de la Concentración Nacional Universitaria, que perpetraron crímenes de lesa humanidad, vuelve a reflotarse el criterio del 2x1.

La decisión de absolver a miembros de la Concentración Nacional Universitaria (CNU), adoptada por la Sala II de Casación que componen los jueces Guillermo Yacobucci, Ángela Ledesma y Carlos Mahiques, aparece como un cachetazo a cualquier mirada que respecto a qué debe ser la justicia puede tener una sociedad medianamente sana, pero también desempolva la idea de aplicar el beneficio del 2x1 a quienes perpetraron crímenes de lesa humanidad.

Como se recordará, el pasado 3 de mayo de 2017, la Corte Suprema inauguraba su abierto viraje hacia el macrismo y, en tal sentido, decidía que era aplicable el 2x1 en el caso del genocida Luis Muiña. Esa vez, la rápida reacción popular torció el brazo de la intentona de los cortesanos que, entonces, tuvieron que retroceder.

Pocos meses antes de esa determinación de la Corte, el Tribunal Oral Federal de Mar del Plata había condenado a los siete represores que integraron la CNU, que actuó como herramienta de terrorismo de Estado durante la década de 1970, especialmente en Mar del Plata y La Plata. El ex fiscal Gustavo Demarchi, Mario Durquet y Fernando Otero recibieron condena a prisión perpetua, porque se comprobó que fueron parte de esa asociación ilícita y coautores de ocho homicidios, mientras que a los hermanos Juan Pedro y Juan Carlos Asaro, José Luis Granel y Roberto Justel les correspondieron penas de entre tres y siete años de prisión, porque se los encontró penalmente responsables de ser partícipes de esa agrupación criminal.

Ahora, en una peligrosa maniobra, la Sala II de Casación reflota el criterio del 2x1 y absuelve a los hermanos Asaro, a Granel y a Justel, algo que encendió luces de alarma sobre todo en Mar del Plata donde organizaciones de Derechos Humanos, junto a políticas, sociales y sindicales impulsan una campaña de recolección de firmas para repudiar y buscar que se revierta la medida.

Entre quienes forman parte de este colectivo, están el Partido Comunista y el Movimiento Territorial Liberación. Desde ahí se hizo hincapié en que “para el proceso entero de juzgamiento de este tipo de crímenes, este fallo es terrible”, ya que lo consideran como “un nuevo 2x1, porque significa la libertad inmediata de genocidas y la imposibilidad de llevar a juicio a otras causas”.