Solidaridad contra el vaciamiento

Sindicales y Territorio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Los trabajadores de la planta de Canale siguen resistiendo en Llavallol. Una delegación de la CTA los visitó para brindarles apoyo.

“Desde la CTA venimos a solidarizarnos con los trabajadores que viven una situación complicada: hay algunos que hace 39 años que están en la fábrica”, dijo el secretario de Cultura de la CTA Buenos Aires, Pedro Ponce, al participar de la delegación de la central que -días atrás- visitó a los trabajadores que resisten el vaciamiento de la planta que Canale posee en Llavallol.

La delegación fue encabezada por el titular de la CTA bonaerense, Roberto Baradel y su secretario adjunto Raúl Calamante, quienes en el acampe que los operarios protagonizan en el lugar, volvieron a exigir la reincorporación de los operarios y que se les paguen los salarios adeudados.

Baradel fue claro cuando señaló que “estamos acompañando a los trabajadores de Canale ante el repudiable abandono que hizo la empresa despidiéndolos y adeudándole además tres meses de sus salarios”.

Tras lo que dijo que es preciso que el gobierno intervenga en este conflicto para garantizar que se paguen los salarios adeudados y remarcó que “ninguna familia puede estar tres meses sin percibir sus ingresos”.

Asimismo, fue claro al destacar que los obreros de la planta dedicada a fabricar los envases de productos Canale, “están dispuestos además a continuar con esta unidad productiva”, por lo que “exigimos a la Justicia que se expida sobre el caso (el expediente está en Catamarca), y resuelva en favor de los trabajadores, posibilitándoles que puedan continuar con el emprendimiento”.

Y recalcó que el ejecutivo “debería ponerse del lado de los trabajadores, terminar con las políticas de ajuste y dejar de favorecer los intereses de los empresarios que tienen como sostenerse ante escenarios de crisis, pero los trabajadores y sus familias solo tienen el salario”.

 

Proyecto del macrismo

 

Por su parte, Ponce recordó que Canale es una empresa histórica en Lomas de Zamora que, además, lleva muchos años produciendo en Argentina. “La planta metalúrgica que tiene en Lomas ya sufrió la recesión de los 90, donde también hubo un proceso importante de despidos, en 1996 fue comprada por Socma de los Macri, después pasó a otros capitales pero con un proceso de vaciamiento de la empresa bastante importante que ahora se profundiza, porque la patronal está pensando en deshacerse de la fábrica, cerrarla definitivamente y trasladar la infraestructura que tienen aquí, aparentemente, a Catamarca”, relató.

Tras lo que fustigó a los empresarios. “Lo cierto es que aquí no hay nadie que dé la cara, la patronal se fue, una desidia total que se ve también en la actitud del Ministerio de Trabajo que se quedó de brazos cruzados después de que la patronal no fue a la conciliación obligatoria”, señaló.

También destacó la presencia de la CTA y, en particular, la de su titular bonaerense en el acampe.

“Los trabajadores están preocupados, pero alentados y fortalecidos por la solidaridad que se expresa en el barrio, la que traen organizaciones que donan mercadería para el fondo de lucha”, destacó Ponce y aseveró que la presencia de Baradel en este y otros conflictos, incluso con trabajadores que son de la UOM -gremio que está en la CGT-, expresa solidaridad de clase y la posibilidad de unir por abajo lo que quizás cuesta unir por arriba”.

Además de la actitud de la patronal, hay motivos vinculados a la política gubernamental que atentan contra una posible resolución favorable de la situación que atraviesan los operarios de Canale.

En medio de un contexto recesivo que esas mismas políticas provocaron, en septiembre, el Estimador Mensual Industrial (EMI) se contrajo con un contundente 11,5 por ciento interanual, según reconoció días atrás el Indec.

Es la peor caída desde mayo de 2009, que afecta -entre otros rubros- a la industria alimenticia que en su conjunto bajó 3,2 por ciento. La industria alimenticia es aquella para la que fabrican latitas los operarios de la planta de Llavallol.

“Lo que pasa en Canale tiene que ver con el proyecto del macrismo que pretende enterrar todo lo que tenga que ver con los derechos de los trabajadores”, denunció Ponce y recordó “la increíble cantidad de despidos que hay cada día”.

Asimismo, el referente de la Conat fue claro al señalar que este tipo de situaciones, responden a la estrategia del ejecutivo de impulsar una reforma laboral regresiva “para que los trabajadores dejemos de ser sujetos de derecho”.

Y añadió que “si a esto se le suma el ajuste brutal que ya hay con los presupuestos vigentes, más el que se viene en 2019 exigido por el FMI para pagar los intereses de la deuda, lo que se configura es un combo explosivo que no va a estallar solo, sino que necesita una fuerza atrás que pueda conducir un triunfo de la clase trabajadora”.