Sidebar

[Offcanvas] Navegación superior

16
Dom, Jun
82 New Articles

País
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Las organizaciones exigen un protocolo específico para los conventillos de La Boca ante el crecimiento del Coronavirus en el barrio del sur de la Caba, que llegó a 136 casos en un mes.

Hay 136 casos de Coronavirus en los conventillos de La Boca y las organizaciones del barrio exigen un protocolo específico, ya que desde el gobierno porteño no se los considera “barrios populares” por lo que tienen el mismo protocolo de acción que Recoleta o Belgrano.
“Eso nos deja afuera tanto del Detectar como de otros programas como el Prevenir”, explicaron desde las organizaciones, que están en alerta por el crecimiento de contagios en los últimos quince días. Según el informe epidemiológico del Gobierno, ya hay 136 casos confirmados de covid-19.
Las organizaciones que son parte del espacio La Boca Resiste y Propone se sumaron a una querella colectiva contra el ejecutivo encabezado por Horacio Rodríguez Larreta para exigirle un protocolo diseñado a partir de las condiciones que se viven en el barrio. La medida fue presentada ante el juez en lo contencioso administrativo Darío Reynoso, quien ordenó hace quince días elaborar un protocolo para barrios populares.
Los conventillos de la zona no son considerados villas para el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat, que conduce María Migliore, dado que no forman parte del Renabap, el relevamiento de villas que se hizo en 2016 a nivel nacional. Natalia Quinto, referente del barrio, explicó que “eso nos deja afuera tanto del Detectar como de otros programas como el Prevenir. También de la asistencia urgente de alimentos, del suministro de agua y de elementos de limpieza, que en el resto de los barrios populares lo hacen mal y tarde, como sabemos, pero a La Boca ni siquiera se la contempla”.
Otros integrantes de La Boca que sufren las consecuencias de la pandemia son los feriantes y artesanos, que reclaman un subsidio al no poder trabajar debido a la cuarentena. El reclamo al gobierno porteño es un plan de contingencia familiar a través de un subsidio mínimo y bolsas de alimentos semanales. Sebastián Arrache, artesano de la feria de Vuelta de Rocha, ubicada en Caminito, señaló que “las ferias artesanales, avaladas por la Ordenanza 46075/92 y protegidas por la Constitución de la Ciudad, hemos acatado desde el primer día el protocolo sanitario y el pedido de suspender nuestra actividad laboral por tiempo indeterminado, pero aún mostrando buena predisposición de seguir las disposiciones oficiales llevamos 80 días sin respuestas por parte del Gobierno porteño”.
Puntualmente, plantean “la necesidad de un plan de contingencia familiar que se compone de un subsidio económico mínimo, bolsas de alimentos semanales y una plataforma digital promovida por el Gobierno de la Ciudad ya que nuestros ingresos no solo dependen del trabajo diario, sino que además somos trabajadores de la cultura en el espacio público”, explicó el feriante, que afirmó: “no se trata solo del reconocimiento a nuestro gran aporte al patrimonio cultural de la Ciudad, es también un pedido humano y solidario”.